Nuevos conceptos de familia en América Latina

La familia ofrece un ámbito determinante en las etapas de crecimiento, realización, salud y plenitud efectiva que todos podemos alcanzar.

En América Latina nos referimos con familia a: madre, padre, hermano, hermana, abuelos, tíos y primos. Las familias entre más extensas son más unidas, las celebraciones, los eventos de convivencia y las reuniones familiares se dan más comúnmente.

En los últimos 25 años se han presentado diversas situaciones personales y sociales qye han causado un cambio en la estructura de las familias en América Latina, ocasionando un acelerado crecimiento de familias formadas por mujeres solteras o divorciadas que impactan directamente el ámbito familiar, desapareciendo en los hijos la imagen paterna, misma que no podrá ser recuperada fácilmente en la adolescencia. Este tipo de situaciones se encuentran en naciones caribeñas, donde a diferencia de las costumbres católicas, se permiten la unión sin compromisos legales y en donde los hijos pueden ser afectados.

Los cambios que ha sufrido la estructura familiar en Latinoamérica son, entre otros, la disminución en el número de hijos, aumento en el número de madres solteras, ausencia materna por razones de trabajo y otras. El tamaño de los hogares disminuyó en América Latina, debido a las campañas que se formaron en políticas públicas inspiradas en la ONU, esto alerta a países Latinoamericanos por la baja del bono demográfico, mantener un crecimiento poblacional sano, etcétera.

En la actualidad, el concepto de familia va cambiando poco a poco. A diferencia del pasado, hoy no solamente sale a trabajar el padre, sino que también lo hace la madre. De esta forma se ha perdido un poco el poder que tradicionalmente le perteneció al hombre como el jefe del hogar, esto debido a que las circunstancias han cambiado y el no es el único que se encarga de la manutención de las necesidades hogareñas. Estos cambios ocasionan que, al salir los dos a trabajar, los hijos tengan que ser cuidados por algún otro miembro familiar o por personas de servicio doméstico que, con el paso del tiempo, se convierten casi en parte de la familia.

El cambio que sufre la familia con el paso del tiempo puede ser perjudicial en cierto sentido, pues además de lo que significan afectivamente los padres, éstos también aportan activos fundamentales para la vida. Estos activos hacen referencia al modelo forjador de identidades, a la creación del hábito de la disciplina y la transmisión de experiencias de la vida, el soporte material que aportan y por último el capital social que el padre aporta. La ausencia del padre significa la inexistencia de estos activos en la vida del hijo, y las consecuencias pueden afectar el rendimiento educacional ante el empobrecimiento de la convivencia educativa familiar, además de afectar la inteligencia emocional y crear condiciones propicias para el aislamiento, resentimiento, agresividad, etc.

Otro fenómeno que está sufriendo la familia latinoamericana en esta época, es que hoy en día hay nuevas situaciones que alteran la tradición en la familia, como son: el bajo nivel de casamientos o las uniones libres inestables; esto hace que la familia típica latinoamericana sufra cambios, pues las mismas necesidades familiares fomentan menor en tiempo de convivencia. Este fenómeno hace que las familias a la vez, estén un poco más separadas afectivamente.

Al promover la unión familiar estamos fortaleciendo a la familia, al fortalecer la familia mejoramos el capital humano de la sociedad, que es la base del crecimiento económico y el desarrollo social, además de la estabilidad democrática. La familia es una base fundamental para múltiples áreas de actividad pero fortalecerla es dar paso efectivo a las posibilidades de desarrollo de las potencialidades del ser humano.

Finalmente, la familia es una escuela de la vida social, por lo que es necesario conocer cuál es la situación actual en la que se encuentra la familia en Latinoamérica. El concepto de familia debe tener un enfoque con criterio transversal en las políticas públicas y en la sociedad civil. La familia es una institución que fortalece a nuestra sociedad dándole sustentabilidad.

América Latina es una región desigual económicamente hablando, porque las oportunidades en cuanto a crear una familia estable son desiguales y un claro ejemplo es la comparación entre las familias de bajos recursos y las de los otros sectores sociales. Se pueden atacar las causas del aumento de la pobreza y la desigualdad, una de las opciones es crear trabajo y mejorar la equidad y políticas públicas articuladas, con esto las posibilidades reales de educación y salud para todos serían mayores.

Otro recurso para el desarrollo sustentable de las familias sería crear centros de apoyo a las familias, como guarderías, apoyos para personas mayores o con discapacidades. Acceso a la cultura para familias pobres puede ser otro recurso para fomentar la unión familiar, esto se tiene que llevar a cabo por el gobierno, dándole así mayor importancia a estos temas, la sociedad civil debe de tener iniciativa de multiplicar estos esfuerzos.

Fuentes:

La Familia en América Latina por Jaime Aviña Zepeda

Divulgar este artículo:

Puedes reproducir este artículo en otras publicaciones electrónicas o impresas en tanto incluyas: 1) Los datos de los autores correspondientes y; 2) Su fuente en Revista Vinculando, con la dirección electrónica (URL) de esta página.

 


Si te gustó este artículo, suscríbete gratis:

Suscríbete a nuestra revista hoy mismo.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción!

Más de 23,900 suscriptores.
¡No te quedes fuera!

P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.