Guía ambiental: listado de productos letra "P"

Pañales de tela

Aunque los pañales desechables están por todos lados, lo de tela (que todavía se consiguen) tienen muchas ventajas sobre los desechables. El algodón es una fibra natural que previene la aparición de reacciones alérgicas; permite también la transpiración de la piel y es recomendable que en los primeros 18 meses del bebé su piel sólo esté en contacto con fibras naturales.

El pañal de tela permite la circulación del aire, así la piel puede transpirar, lo que acaba por evitar rozaduras y alergias. El concentrado de amonia que se produce en la orina y la materia fecal son responsables de otro tipo de alergias.

Los bebés aprenden más rápido a ir al baño, ya que aprenden antes a diferenciar entre lo húmedo y lo seco.

Véase: pañales desechables

Pañales desechables

Para quienes sólo han oído hablar de las ventajas de estos productos (en los comerciales), a continuaciones mencionaremos los siguientes daños a la salud del bebé:

Los pañales desechables no permiten la transpiración de la piel, ocasionando irritaciones, escamaciones y rozaduras, las cuales también son propiciadas por los gelatinizantes y otros materiales utilizados en los procesos de producción.

La pulpa que se utiliza para fabricar un pañal desechable es blanqueada con cloro, lo que produce dioxinas, el cual puede causar efectos inmunotóxicos, daño al hígado, problemas en la piel, cambios en la regulación endócrina y disminución en la vitamina C. En los Estados Unidos y algunos países de Europa ya hay un movimiento para erradicar el uso de este químico. Las dioxinas son uno de los químicos más regulados por las organizaciones ambientalistas, pues llegan a producir mutaciones en otras especies.

Pero, además, causan los siguientes daños al ambiente: cada año se utilizan 3.5 billones de litros de aceite y 30 millones de árboles para producir 18 millones de pañales desechables (Fuente: IMP). Si hacemos una comparación entre lo que implica fabricar un pañal de tela y no desechable, encontramos que en la fabricación de un pañal desechable se consumen 5 veces más energéticos, se consume el doble de agua y genera 60 veces más desperdicios.

Para que la naturaleza pueda degradar los pañales desechables es preciso que transcurran 500 años. (Si las personas hubieran utilizado este tipo de productos cuando los primeros españoles llegaron a América, junto con los ídolos, vasijas y demás utiensilios, encontraríamos todavía pañales desechables).

Los pañales desechables que se van a la basura son fuente de infección, ya que las heces fecales no pueden degradarse y acaban produciendo enfermedades.

Un bebé utiliza aproximadamente 5,500 pañales desechables, lo que genera 2 toneladas de basura.

Por último diremos que los pañales desechables tienen un fuerte impacto en la economía de quien los compra. Si en lugar de usar pañales desechables usas pañales de tela para tus hijos, considerando el costo del pañal, el consumo de agua, luz, jabón e incluyes el que una persona los lave, al final logras un ahorro cercano a un 35%.

Véase: pañales de tela.

Pequeños negocios

Los pequeños negocios suelen ser negocios familiares o bien el resultado de la práctica de un oficio (carpintería, plomería, elaboración de pan, quesos, etc.). Suelen tener uno o dos productos y servicios básicos (que ellos mismos elaboran) a partir de los cuales se derivan los restantes.

Las grandes tiendas cuentan con cientos o miles de productos (que sólo comercializan), son corporaciones sin rostro que ponen su avaricia antes de las necesidades de las personas.

Las grandes tiendas envían sus utilidades al exterior, los pequeños negocios, de un modo u otro, inevitablemente reinvierten sus ganancias de vuelta a la comunidad.

Perforadoras de papel (doble y/o triple)

De preferencia consigue una que pueda realizar las dos funciones.

Petróleo

Nuestra adicción al petróleo, a sus derivados (los plásticos) y a los combustibles fósiles no puede durar mucho. Se estima que las reservas mundiales de petróleo se agotarán entre los próximos 50 y 100 años.

Manejarlo es riesgoso, aunque se nos quiera convencer de que limpiar y eliminar los daños de un “ocasional” derrame de petróleo es tan sencillo como limpiar la salsa de espaguetti. No lo crean, ¡hay una gran diferencia entre ambos”.
Por el petróleo, hoy se hacen guerras.

Pieles y partes de animales

No consumas partes de animales o artículos elaborados a partir de animales que implican su vida: pieles (cualquiera que sea), de osos, de focas, de gatos salvajes como el jaguar, el ocelote, o de tigres y leopardos; cinturones o zapatos y bolsas de pieles de reptiles (cocodrilo, serpiente, etc.), de zorros de vicuña, mink, de conejo e incluso de ternera, o bien la genéricamente llamada piel (de cerdo o de res); conchas de tortura, cuernos de rinoceronte; manos de gorila; cornamentas de venado; marfil. No te sorprendas que a alguien le interese comprar este tipo de cosas, ¡hasta hay políticos que las coleccionan!

Pilas

Muchos productos necesitan pilas y baterías para poder funcionar (los juguetes, las grabadoras, los controles remotos, las calculadoras, etc.)

Después de un tiempo las baterías se gastan y tienes que comprarlas nuevamente, ¿o no?, ¿qué haces con las viejas?, ¿sólo las tiras?

Una batería es un residuo peligrosos, al mayor parte de ellas tienen mercurio, un metal pesado muy peligroso que contamina los suelos y los cuerpos de agua.

A la fecha la mayoría de los consumidores que las adquieren, asó como las autoridades federales y las locales, desconocen los daños que éstas causan al ambiente y a la salud, al igual que los riesgos para los mantos acuíferos (el contenido de metales de una pila puede contaminar hasta mil litros de agua).

En los Estados Unidos se compran en promedio 32 pilas por casa al año; en México cada año, más de 200 millones de baterías terminan en los basureros sin recibir ningún tratamiento especial. 90% de las pilas se tiran tras usarlas una sola vez, ellas producen 1/3 del mercurio que se libera hacia la tierra por los lixiviados que genera la basura.

Las pilas de óxido de mercurio usadas en relojes y calculadoras de cuarzo son un veneno potencial para el ambiente y la salud humana. En varios países, entre ellos Francia y Alemania, se aconseja al público que no las tire, sino que las devuelva a la tienda donde las compraron y ésta a su vez las regrese al fabricante para su recuperación y desactivación, evitando la dispersión mercurial en el ambiente.

Luego de varias advertencias sobre los tóxicos que contienen las baterías, te comentaremos que las pilas han ido cambiando. Primero del carbón al mercurio (pues las hacía más eficientes), sin embargo, este metal resulta ser demasiado peligros, por ello algunos fabricantes han optado por producirlas con niquel-cadmio. La más recientes tienen una leyenda que las identifica como libres de mercurio y cadmio; en lugar de ello se ha colocado óxido de manganeso y litio.

¿En dónde poner las pilas cuando la carga ya se terminó? Nadie sabe, las buenas intenciones de algunos consumidores (quienes pretenden manejar sus pilas de desecho en forma adecuada) topan con la falta de redes de acopio y reciclaje de estos materiales; la situación se agrava porque no existen normas que obliguen a los fabricantes a recolectar las pilas que producen. Por eso recomendamos devolverlas al productor (fabricante) por los mismos medios por los que se comercializaron.

Por qué no compras aparatos que no requieran baterías, o que funcionen con energía solar. O mejor aún, que funcionen con la energía metabólica (como una bicicleta, un molino manual, un ábaco, un triciclo o un trompo).

Si compras aparatos que no requie
ren pilas acabarás ahorrando mucho dinero.

Si definitivamente piensas comprar baterías mejor compra pilas recargables, una pila recargable (niquel-cadmio) sustituye 150 pilas (alcalinas) desechables.

¿Qué recomendamos? Hasta que no se cuente con una tecnología lo suficientemente limpia, nuestra sugerencia es (en lo posible) no consumirlas.

Pinturas

Evita el uso de pigmentos de plomo, cromo y cadmio que contienen la mayoría de los esmaltes, pues son compuestos altamente degeneradores del ambiente por ser metales pesados.

Plaguicidas

Los plaguicidas matan más que plagas. La publicidad dice: “son seguros, son confiables, superpodersos; matabichos… Si mata cucarachas ¡qué otras tantas cosas no matará!” Y lo decimos porque ese tipo de insectos se caracterizan en la historia evolutiva por haber resistido toda clase de agresiones y adversidades.

Lo que no dicen es que, hasta hace poco, el 38% de los plaguiidas domésticos incluían compuestos como la Kerosnia, el Xilol, el Cloruro de metileno o el Butóxico de piperonilo. ¿Suenen tremendo?, pues son más tóxicos de lo que suenan.

Además, en sus etiquetas sobresale la falta de información con respecto a la toxicidad de sus venenos, los primeros auxilios que se requieren suministrar y los antídotos en caso de alguna intoxicación “accidental”. Seguramente los fabricantes asumen que el consumidor siempre tiene a la mano “la fuerza de la oración”. A lo mejor sucede, pero más valdría prevenir.

Plantas exóticas y/o silvestres.

No compres plantas silvestres (vivas o disecadas).

Muchas especies silvestres, tanto mexicanas como de otros países, están protegidas por la legislación ambiental, por lo que captura, aprovechamiento y posesión está regulada y requiere de autorización escrita y vigente que debe ser expedida por las autoridades (en el caso de México, por el INE) Sin dicha autorización, el comercio de dichas especies y sus productos derivados constituyen un delito que será castigado con multas desde 1,000 hasta 20,000 días de salario mínimo) o con prisión (desde seis meses hasta seis años).

Se calcula que en México hay 1,000 especies de plantas amenazadas.

Si llegas a ver que alguien pretende comerciar con especies, no seas indiferente, denúncialo. Para realizar tus denuncias acude a las Delegaciones estatales de la PROFEPA o llama, sin costo alguno, al teléfono: 01 (800) 00 842. En la Ciudad de México llama al: 5528 5554 y al 5528 5503.

En el caso de especies exóticas (que no son originarias de nuestro país) también cerciórate de que cuenten con los certificados CITES que demuestran su legal procedencia.

Plásticos

Todos los plásticos son derivados del petróleo.

Los plásticos se conocen como productos hechos a partir de grandes moléculas sintéticas, se les denomina polímeros al ser originados mediante reacciones químicas por la unión de uno o varios monómeros, que son cuerpos más sencillos. Una característica significativa es que presentan la propiedad específica de poder se moldeados a voluntad, mediante la aplicación de presión y temperatura.

Es en el siglo XX cuando se empiezan a utilizar los plásticos. La primera materia industrializada que se considera plástica es el celuloide, descubierto en 1868 por los hermanos Hyatt, quienes aplicaron este material en sustitución del marfil en las bolas de billar. En 1909 hicieron su aparición las resistencias de fenol-formaldehído, material conocido como bakelita, en honor a su sintetizador, el belga Baekeland.

Hoy, en las casas, en las oficinas, en la misma industria automotriz y muchísimas otras más, se utiliza masivamente el plástico, con él se fabrican miles de productos.

En México se calcula que en 1997 cada habitante consumía 29 kilos de productos plásticos. Se estima que para el 2005 dicha cantidad será el equivalente a 49 kg. En los Estados Unidos cada habitante consume 120 kg de materiales plásticos al año, y en Canadá 130 kg. Siendo éste un material tan ligero, imaginen el volumen (m3) que eso significa.

Suele culparse a los materiales plásticos por lo daños ambientales que sufren las ciudades y las áreas rurales, pero los únicos responsables de ello somos nosotros, que no nos hemos preocupado por hacer un uso adecuado de este material.

Plumines desechables

No los compres, mejor utiliza lápices de colores que no estén pintados.

Notas: en su ecobalance tienen un alto impacto en el origen / destino y en la salida. La aleación de materiales en su elaboración los convierten en irreciclables; en su mayoría están elaborados a base de solventes, derivados de la petroquímica (acetona, etanol, amoniaco, fenoles, toluenos, etc. -tóxicos). No están codificados. Tienen una muy corta vida útil (se volatizan).

Plumones marcadores

De preferencia no los compres, sustitúyelos por crayolas de cera de abeja con pigmentos naturales o por gises. Si no los puedes suprimir al menos compra los marcadores con tintas a base de agua.

Notas: En su ecobalance tienen alto impacto en el origen / destino y en la salida. La aleación de materiales con que están constituidos los hacen irreciclables; elaborados a base de solventes, derivados de la petroquímica (acetona, etanol, amoniaco, fenoles, toluenos, etc. -tóxicos). No están codificados. Tienen una vida útil muy corta pues se volatizan.

Polen

El polen es el gameto masculino d las flores recogido por las abejas. El polen es un regenerador de las células del cuerpo; sin lugar a dudas es el rey de los alimentos naturales.

Poliestireno

Véase: Plásticos y Unicel

Productos diet o light

Véase: Aspartame

Programación de radio y televisión

¿Se pueden imaginar una semana sin el bullicio de la tele?, ¿sin pasar horas frente a ella, sin saber de la vida de sus personajes favoritos?, ¿o sin el sonsonete del radio?, aunque ni siquiera lo escuchen cuando van de un lado a otro en vehículo, o cuando hacen sus labores domésticas?

Hoy los ciudadanos son intuidos como bloques de audiencia. Según la hora en que éste se expone a la información televisiva o radiofónica se puede calcular su edad, según el programa, el giro de su interés (“por no decir su IQ”) y así sucesivamente.

No solamente lo que oímos y lo que vemos en las pantallas afecta nuestro crecimiento… hay otras cosas de más profundidad con las que también somos menos:

La mayoría de los programas de TV destruyen más saber y más entendimiento del que transmiten.

La gran mayoría de ellos premian y promueven la extravagancia, el absurdo, la subordinación y la insensatez.

Muchos de sus programas convierten la ignorancia en virtud, como si quisieran restablecer a un ser primigenio.

Lo cierto es que convierten a los televidentes y a los radioescuchas -con sus muy honrosas excepciones- en gente sin su personalidad, en seres repetitivos y amorfos.

Véase: Televisión

Si te gustó este artículo, suscríbete aquí:

Suscríbete gratis a nuestra revista.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción!

No te quedes fuera:

P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.

Comments

  1. Angelika Koniecki dijo:

    El 27 de febrero de 2007 inicia el programa "Manejo responsable de pilas en la Ciudad de Méxicoâ€?.

    Este programa consiste en la adaptación gradual de 250 Columnas Informativas y Turísticas con un contenedor que permite almacenar temporalmente las pilas que la ciudadanía deposite en ellos. La empresa IMU recuperará estos materiales y los enviará a reciclaje o a disposición final controlada evitando el envío al relleno sanitario de Bordo Poniente.

    En las Columnas Informativas y Turísticas podrás depositar sin costo alguno los diferentes tipos de pilas tales como AA, AAA, D, C, CR, cuadradas, pilas de botón y pilas de celular. Deposita las pilas con los polos cubiertos con cinta adhesiva en los orificios que se encuentren en la parte posterior de las columnas.

    En su primera etapa, el programa estará en funcionamiento en 21 Columnas Informativas y Turísticas ubicadas en las Colonias Roma y Condesa de la Delegación Cuauhtémoc y en etapas posteriores se integrarán gradualmente el resto de las columnas hasta llegar a un total de 250, todas ellas distribuidas en las 16 Delegaciones Políticas de la entidad.

    Ubicación de las Columnas Informativas y Turísticas

    1. Calle Nuevo León y Calle Alfonso Reyes, Hipódromo Condesa
    2. Eje 3 Sur Baja California y Calle Sultepec, Hipódromo Condesa
    3. Avenida Insurgentes Sur y Calle Teotihuacan, Hipódromo Condesa
    4. Avenida Diagonal Patriotismo y Circuito Interior Maestro José Vasconcelos, Condesa
    5. Circuito Interior Diagonal Patriotismo y Calle Chopan, Condesa
    6. Eje 1 Poniente Cuauhtémoc y Calle Colima(Parque Pushkin), Roma
    7. Eje 1 Poniente Cuauhtémoc y Calle Huatambapo (Jardín Ramón López Velarde), Roma Sur
    8. Eje 4 Sur Tehuantepec y Calle Nuevo León, Hipódromo Condesa
    9. Avenida Chapultepec y Calle Guaymas, Roma Norte
    10. Circuito Interior Maestro José Vasconcelos y Circuito Interior Diagonal Patriotismo, Hipódromo Condesa
    11. Orizaba Esq. Antonio M. Anza, Roma Sur
    12. Avenida Insurgentes Sur-pasando Durango, Roma Norte
    13. Avenida Insurgentes Sur- pasando Calle Colima, Roma Norte
    14. Avenida Viaducto Presidente Miguel Alemán- Calle Iguala, Roma
    15. Eje 4 Sur Avenida Benjamín Franklin- pasando Calle Cholula, Hipódromo Condesa
    16. Avenida Diagonal Patriotismo- Avenida Mazatlán, Roma
    17. Eje 1 Poniente Avenida Cuauhtémoc – Calle San Luís Potosí, Roma Norte
    18. Circuito Interior Avenida Maestro José Vasconcelos- Calle Agustín Melgar, Condesa
    19. Eje 2 Poniente Monterrey entre Querétaro y Zacatecas, Roma
    20. Avenida Yucatán entre Jalapa y prolongación Orizaba, Roma
    21. Eje 1 Poniente Avenida Cuauhtémoc –esq. Eje 3 Sur Baja California, Roma

    ¿Por qué contaminan las pilas?

    Los principales componentes de las pilas son mercurio, cadmio, níquel y manganeso, elementos considerados como tóxicos porque ocasionan daños a la salud y al medio ambiente.
    A la intemperie las pilas se oxidan y producen líquidos y gases que contaminan el agua, el suelo y el aire. Lo mismo sucede cuando se queman o incineran.

    Por ejemplo, once pilas botón, como las que usan los relojes, pueden contaminar 6.5 millones de litros de agua, la misma cantidad que tiene la alberca olímpica de la UNAM.

    La mayoría de las pilas que se utilizan en nuestro país son desechables, lo que genera grandes volúmenes de pilas que se disponen incorrectamente. Afortunadamente ya existen pilas recargables. Una pila recargable evita el uso de al menos 300 desechables.

    Debes evitar a toda costa consumir pilas de bajo costo que se venden en la vía pública porque en general son de mala calidad, poca duración y muy contaminantes.

    ¿Qué daños pueden provocar las pilas a la salud?

    La exposición a estos químicos puede provocar cáncer. Estudios médicos han demostrado que el consumo constante de alimentos contaminados con mercurio puede provocar cambios de personalidad, pérdida de visión y memoria, sordera y problemas de los riñones y pulmones. En mujeres embarazadas el mercurio puede acumularse en la placenta y provocar daño en el cerebro y otros órganos de los bebés.
    Respirar cadmio produce lesiones en los pulmones y si se ingiere se acumula en los riñones.

    Entre 10 y 15% de las personas puede presentar una reacción alérgica al níquel, algunos incluso sufrir ataques de asma.
    La exposición al manganeso ocasiona perturbaciones mentales y provoca movimientos lentos y faltos de coordinación.

    ¿Qué podemos hacer?

    • Elige productos que hagan un mejor uso de la energía o que no requieran pilas.
    • Utiliza siempre pilas recargables.
    • Nunca abras, perfores o quemes las pilas.
    • Retíralas de los aparatos cuando no estén en uso.
    • Deposítalas exclusivamente en los contenedores dispuestos para su recolección.
    • Algunas pilas de celulares y computadoras tienen sus propios programas de recuperación. Comunícate con el fabricante.

    Para mayores informes llama a la Dirección de Educación Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente del Distrito Federal al teléfono 2615 3311.

    Angelika Koniecki Garza
    Comunicación y Capacitación interna
    Mazatlán 81, Col. Condesa

    1054 7662
    1054 7699