Remedios caseros para diarrea y disentería

Diarrea

La diarrea se caracteriza por evacuaciones frecuentes y de consistencia líquida.

Se presenta en varios estados anormales de las paredes intestinales; por ejemplo, irritación por alimentos adulterados, inadecuados, descompuestos o tóxicos; indigestiones, disentería, tensión nerviosa, parasitosis, úlceras, etcétera.

1. Para los dolores y cólicos aplicar compresas calientes en el vientre, o darse un baño de tronco, con agua bien caliente, durante un cuarto de hora. También se puede untar alcohol alcanforado sobre el vientre.
2. Para contrarrestar la deshidratación ocasionada por la diarrea es necesario tomar suero preparado de la siguiente forma: en un litro de agua hervida se pone un trozo pequeño de piloncillo o tres cucharadas de azúcar morena una pizca de sal una pizca de carbonato y unas gotas de limón o naranja. Se agita y se toma frío.
3. Evitar cualquier bebida fría o caliente en exceso.
4. Remojar un bolillo en un vaso con agua; se come el pan y se toma el agua.
5. Tomar cualquiera de los siguientes tés: hiebabuena manzanilla, cola de cebolla, amargosos, álamo y malvavisco, cardo santo, raíz de genciana, hinojo, manta y comino en partes iguales; borraja, hojas de capulín, cenizo, barbas de coco, cominos con rodajas de naranja (en frío), corteza de encino, hojas guanábana, raíz, corteza y hojas de guayabo; raíz de mastuerzo, hojas y flores de toronjil y flores de centaura.
6. Ayunar durante dos días con reposo en cama. Tomar solamente una infusión de menta, manzanilla o agua con zumo de limón.
7. Comer puré de manzanas sin cáscara ni semillas durante dos días; después puede iniciarse poco a poco la comida normal, empezando con purés de cereales, arroz, plátanos, leche, nata y verduras tiernas; a la segunda semana pueden añadirse zanahorias, verduras, frutas y huevos tibios o crudos.
8. Cuando las haces fecales contiene mucosidades y sangre, puede comerse crema de ajo preparada de la siguiente manera: en un litro de leche se pone un cuarto de kilo de ajos, y se hierve hasta que se consuma la mitad. Los adultos tomarán dos cucharadas en ayunas durante una semana y los niños una cucharada durante el mismo tiempo.
9. Aplicar lavativas de salvado de almidón o de adormidera (se pueden combinar)
10. Tomar atole de arroz con los granos previamente tostados y molidos.
11. Beber como agua de uso en cocimiento de hojas ahuehuete, alcachofa, de corteza y hojas de castaño, de corteza de palo de Campeche, de semillas tostadas de cebada o de maíz y de membrillo.
12. Ingerir un vaso de agua serenada a la que se le agrega un trozo de penca de tuna pelada.
13. Tres veces al día tomar un vaso de agua de llantén con una pizca de polvo de aguacate (la semilla del aguacate se tuesta se corta en trozos y se muele).
14. Cada media hora tomar limonadas concentradas con un poco de almidón.
15. Comer plátanos maduros, membrillos crudos o guayabas.
16. A un litro de agua se le agregan cuatro claras de huevo, y se toma un vaso cada hora.
17. Combinar dos cucharadas de aceite de olivo, dos de agua de rosas y dos de vino tinto. Tomar la mezcla por la mañana y por la noche.
18. Tomar caldo de espinacas hervidas con ajo y tomate.
19. Hacer un lavado intestinal con un cocimiento de hojas de gordo lobo, o con agua de malva y arroz.
20. Quemar una rebanada de pan de trigo, remojarla hasta que el agua se coloree, colarla y beberla.
21. Cuando la diarrea es cónica, se recomienda asar un membrillo, al que se extrae el corazón por uno se sus extremos y se le reemplaza con cera blanca de abeja. Cuando está bien asado se come en pedacitos, a compañado con medio vaso de vino tinto.
22. Poner polvo de nuez moscada en todos los alimentos que se ingieran.
23. Beber dos cucharadas de agua de rosas una cucharadita de aceite de almendras dulces, una de azúcar y una clara de huevo, bien mezcladas.
24. Tomar un vaso de vino blanco con una cucharadita de polvo de corteza de sauce.

Disentería

Se llama a la inflamación de los intestinos con lesiones predominantes en el intestino grueso. Es una enfermedad infecciosa y contagiosa, y los peligros y causas de contagio más directos son haces de enfermo. Bruscamente se presenta malestar general, dolor de cabeza, vomito, cólicos momentos antes de evacuar, recuentes ganas de defecar pero sin resultado, diarrea con hemorragia, decaimiento, deshidratación, baja de presión sequedad de la boca, voz ronca, cutis seco, escasez de orina, mucha sed y fiebre alta.

1. Los casos leves se curan fácilmente con sólo abstenerse de alimentos durante los primeros días y tomar únicamente agua caliente con limón o infusión de manzanilla. Después se pueden tomar alimentos suaves como purés, cereales cocidos, zumo de frutas no muy ácidas y una vez al día clara de huevo batida en medio vaso de agua con un poco de azúcar.
2. Mezclar los dientes de ajo, dos zanahorias ralladas y el jugo y zumo de dos limones. Se toma una vez al día.
3. Tomar té de ajenjo, hierba santa, limón, llantén, malva, prodigosa (gobernadora), de hoja de hierba mora, frambuesa, de raíces y flor de floripondio, de hoja y flores de malvavisco, de raíz de mastuerzo, mezquite, de orégano y de hoja y flores de toronjil.
4. Mezclar dos cucharadas de agua de rosas, una cucharadita de aceite de almendras dulces, una de azúcar y una clara de huevo; tomar la combinación una vez al día.
5. Serenar un trozo de raíz de pitahaya. Tomar el agua la mañana siguiente.
6. Tomar cada media hora limonada caliente y concentradas.
7. Tomar dos mañana seguidas una mezcla preparada con cuatro cucharadas de polvo de garbanzo, seis cucharadas de agua de rosa y cuatro cucharadas de aceite de castilla.
8. Poner una lavativa de hojas de gordo lobo o de malva y arroz. Si la disentera se vuelve crónica, el lavado deberá ser de amargo.
9. Cuando haya cólico, aplicar compresas derivativas en el vientre o darse un baño de asiento.
10. Tomar tres veces al día, antes de los alimentos, un cocimiento de hoja de raíz, corteza y hojas de guayabo.
11. Cocer un trozo de corteza de polvo de Campeche y tomarlo como agua de uso.
12. Tomar caldo de espinacas herbidas, con cebolla, ajo y tomate.

Nota

El presente texto no pretende en ningún momento sustituir la consulta a un profesional médico de tu confianza en caso necesario. No obstante, estamos convencidos de que esta página puede ser una útil referencia para todas aquellas personas interesadas en el tema de la salud y la presentamos como tal.

Si te gustó este artículo, suscríbete gratis:

Suscríbete a nuestra revista, es muy fácil y seguro.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción.

Más de 24,400 suscriptores. ¡No te quedes fuera!



P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.