Remedios caseros para enfermedades de la piel: sarna, tiña, urticaria, grangrena

Tiña

La tiña es una enfermedad producida por diversos parásitos de la piel de la cabeza y diferentes partes del cuerpo que ocasiona la caída del cabello.

1. untar en las zonas afectadas aceite de hueso de aguacate. Tambien puede ponerse ajo, una mas de semillas de chicalote y leche o una mezcla de jugo de limón verde, lima y jugo de tomate, así como jugo de tabaco con leche de almendras, jugo de tomate verde con una pizca de sal u hojas de pepino con vinagre y sal.
2. Hervir la cáscara de granada en agua, dejar enfriar y beber el jugo.
3. Mahcacar una hierba de barbasco entera y poner cataplasmas.
4. Lavar las partes enfermas y poner tintura de caléndula diluida una porción de ésta por tres de agua hervida; después se cubre la zona afectada con compresas de la misma tintura, a la que se le agrega un poco de óxido de zinc o vaselina.
5. Tomar té de artemisa, además de untarla en las partes atacadas.
6. Hacer emplastos de hojas seas de naranja molida mezclada con alguna grasa. También se puede aplicar el jugo de este fruto.

Urticaria

Debido a la ingestión de carnes o mariscos en mal estado, o por envenenemiento, puede presentarse una erupción en la piel, con mucha comezón, llamada urticaria. Lo típico de esta afección es que cuanto más se rasca el paciente más ronchas aparecen.

1. aplicar compresas frías para calmar la comezón
2. friccionar la piel con aceite de oliva.
3. Untar crema tártara.
4. Tomar té de raíz de zarzaparilla o limonadas tibias
5. Friccionar la piel con alcohol alcanforado.

Sarna

La sarna es una enfermedad contagiosa de la piel causada por unos arácnidos pequeños llamados ácaros que no se ven a simple vista; viven en la piel y en las costras sucias; al clavarse provocan comezón y al rascarse la persona sangra, con lo que produce el alimento de este animal, que además se reproduce con mucha facilidad.

1. Durante tres días lavar muy bien la piel con agua y jabón corriente, después frotar todo el cuerpo con ajo; lo mismo deben hacer las personas que rodean al enfermo. Lavar muy bien las cobijas y toda la ropa y asolearlas lo más que se pueda. Si la sarna persiste deben hervirse todos los utensilios y la ropa, además de mantener muy limpia toda la casa.
2. Hacer una masa de semillas de chicalote y leche, y untarla en las partes afectadas.
3. Friccionar la piel con petróleo (es preferible por las noches, que es cuando los ácaros entran en acción).
4. Aplicar emplastos de hojas de apio en las zonas atacadas, además de rociarlas con vinagre y sal.
5. Poner cataplasmas de resina de ahuehuete, de barbasco macerado, de hojas de calabaza machacadas con un poco de sal, de hojas de guayabo, de jugo de tomate verde con un poco de sal o de zapote negro cuando está verde.
6. Lavar la parte enferma y aplicar tintura de caléndula (maravilla) diluida en proporción de una parte de está por tres partes de agua hervida; luego se cubre con compresas untadas con la misma tintura, a la que se le agrega un poco de óxido de zinc o vaselina.
7. Untar en la piel jugo de chicalote.
8. Tomar té de hojas de artemisa (lavar con este té las zonas atacadas) o de raíz de helenio.
9. Mezclar una almendra de mamey molido y con grasa, que se unta sobre las partes afectadas; también sirve la resina que produce el tronco de este árbol.
10.La corteza de una naranja agria y verde se mezcla con manteca y sal, y con la pomada resultante se frota la zona atacada.

Gangrena

Se llama así a la muerte de un órgano o tejido por falta de circulación de la sangre, por infección o por carbonización del mismo.

Hay dolor y calor en la parte afectada, y cuando se enfría se pierde la sensibilidad. La coloración en la gangrena húmeda es gris azulada o negro azulada, y en la seca de color rosáceo o negro. Al comienzo de la putrefacción se forman pequeñas ampollas en la piel, que se reblandecen, por lo que toma el nombre de gangrena húmada o blanda, y cuando la parte afectada presenta y un aspecto freseco y apergaminado toma el nombre de gangrena seca.

1. Lavar las llagas gangrenosas con un cocimiento de hojas de ajenjo con sal o de corteza de encino.
2. Los baños locales de vapor de cola de caballo son muy recomendables.
3. Aplicar compresas derivativas.

Nota importante:

El presente texto no pretende en ningún momento sustituir la consulta a un profesional médico de tu confianza en caso necesario. No obstante, estamos convencidos de que esta página puede ser una útil referencia para todas aquellas personas interesadas en el tema de la salud y la presentamos como tal.

Divulgar este artículo:

Puedes reproducir este artículo en otras publicaciones electrónicas o impresas en tanto incluyas: 1) Los datos de los autores correspondientes y; 2) Su fuente en Revista Vinculando, con la dirección electrónica (URL) de esta página.

 


Si te gustó este artículo, suscríbete gratis:

Suscríbete a nuestra revista hoy mismo.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción!

Más de 23,900 suscriptores.
¡No te quedes fuera!

P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.