Intervención educativa para modificar conocimientos sobre Infecciones de Transmisión Sexual en las adolescentes

Título original: Estrategia de Intervención educativa para modificar conocimientos sobre Infecciones de Transmisión Sexual en las adolescentes del consultorio "Los Cocalitos". Febrero/Octubre 2009

Introducción

En muchos países del mundo las Infecciones de Transmisión Sexual amenazan con desaparecer a millones de personas en un corto período de tiempo de no tomarse las medidas necesarias por las entidades encargadas. Observándose en las dos últimas décadas un aumento del número de pacientes infectados, tanto en los países industrializados como en vías de desarrollo, estimándose que en el mundo aproximadamente 685 mil personas se infectan con una de estas enfermedades cada día y que cada año ocurren alrededor de 250 millones de casos nuevos de estas enfermedades. (1, 2)

El incremento observado va aparejado a diferentes factores que han contribuido a su ascenso, entre los que se destacan cambios en el comportamiento sexual y social debido a la urbanización, industrialización y facilidades de viajes, los cambios en la mentalidad referente a la virginidad, la tendencia actual a una mayor precocidad y promiscuidad sexual aparejado a una menarquia cada vez más temprana y a los patrones de machismo imperantes. (3,4)

El término enfermedades no se considera apropiado para señalar las infecciones sexuales asintomáticas en la mujer, en consecuencia, entre otros factores, el término Enfermedades de Transmisión Sexual se ha sustituido por Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) también conocidas como enfermedades venéreas-, son aquellas enfermedades infecciosas que se transmiten de persona a persona por las relaciones sexuales vaginales u anales desprotegidas y se deben a microorganismos que viven en los líquidos corporales, tales como la sangre, el semen y exudados vaginales, sin embargo, algunos como el herpes y las verrugas genitales se transmiten mediante contacto con la piel infectada. Algunas también son transmitidas de madre a hijo(a) antes o durante el nacimiento y a través de donaciones de sangre inseguras. (4,5)

Aunque casi todas tienen tratamiento, algunas de ellas, como las producidas por virus, nunca curan de manera definitiva, sino que el agente causal permanece en estado latente, sin manifestarse, dentro del organismo al que ha infectado, reapareciendo cíclicamente. Este tipo de relación entre el organismo y el agente infeccioso facilita la transmisión de éste, es decir, su infectividad. (5.6)

Actualmente se acepta la existencia de una estrecha relación entre las distintas Infecciones de Transmisión Sexual y el SIDA, de modo que dichas enfermedades constituyen una vía de ingreso para el VIH, cuanto más conocimientos se tenga sobre estas infecciones y cuanto más oportuno y eficaz sea su control, mayor será la posibilidad de cortar la cadena de transmisión, en estos momentos existen 30 tipos de ITS, de las que 26 atacan principalmente a las mujeres y 4 a ambos sexos. (7.8)

Algunas de las ITS son las causas de las infecciones cervicovaginales que se presentan con una incidencia de 7 – 20% de las mujeres, por año. Su significado e importancia clínica tienen que ver con implicaciones de orden social como riesgo de contagio al compañero sexual y, en el caso de la embarazada, riesgos para el feto y el recién nacido, por lo que constituyen un problema de salud pública a nivel mundial, en las últimas décadas, el número de personas infectadas tiende a incrementarse en especial en los países en vías de desarrollo y grupos sociales de riesgo. (9).

Para mejorar la salud sexual y reproductiva de las mujeres ha sido una de las prioridades identificadas en las conferencias globales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), incluyendo la Conferencia internacional de Población y Desarrollo (CIPD, Cairo 1994) y la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer (CMM, Beijing 1995). En 1994 y cinco años después de la CIPD celebrada en El Cairo, se reconoce que los(as) adolescentes tienen el mismo derecho que sus mayores a la salud sexual y reproductiva. Actualmente, los(as) adolescentes corren el riesgo de embarazos no deseados y de contagio de infecciones de transmisión sexual (ITS), además de la explotación sexual y el rechazo de sus padres y la comunidad. Se debe tener en cuenta que los adolescentes son un grupo de alto riesgo para padecer de alguna de estas infecciones, según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) uno de cada 20 de ellos se contagia cada año mundialmente. (9,10, 11)

La adolescencia es un concepto relativamente moderno, fue definida como una fase específica en el ciclo de la vida humana a partir de la segunda mitad del siglo pasado, estando ligado este hecho a los cambios políticos, económicos, culturales, al desarrollo industrial y educacional, al papel que comienza a jugar la mujer y al enfoque de género, en correspondencia con la significación que este grupo poblacional tiene para el proceso económico – social. La causa de la palabra "adolecer" señala un incremento acelerado que separa la niñez de la juventud. (10,11)

Según la OMS la adolescencia transcurre entre los 10 y los 19 años y se define este período como una etapa en que el individuo progresa desde la aparición de los caracteres sexuales secundarios hasta la madurez sexual. Aquí se realiza una transición del estado de total dependencia social y económica a un estado de relativa independencia. (12)

Es de vital importancia que cerca del 50% de la población mundial es menor de 20 años, y los(as) adolescentes y jóvenes son los más propensos a tener problemas en salud sexual y reproductiva. Más de 15 millones de adolescentes entre 15 y 19 años de edad dan a luz cada año. Uno de cada 20 adolescentes contrae una ITS, y las tasas más altas de incidencia se registran entre jóvenes d 15 a 24 años. Cada año, el 10% de los abortos (5 millones) se llevan a cabo en mujeres de 15 a 19 años. Además, las niñas y mujeres jóvenes son especialmente vulnerables a la violación, el abuso sexual y la explotación sexual. (12)

Como tendencia general, el período de duración de la adolescencia se está prolongando, se alcanza la madurez biológica a una edad más temprana, mientras que la independencia social y económica aparece más tarde. Por tanto esta etapa no está marcada solo por los cambios puberales, sino por un lento proceso de aprendizaje y de asunción de nuevas posiciones tanto psicológicas como sociales. (13)

Los adolescentes tienen como características propias la falta de control de los impulsos, la ambivalencia emocional, lo cambios emotivos y de conducta, con una maduración sexual cada vez más temprana, los lleva a la búsqueda de relaciones íntimas como inicio de su vida sexual activa. Es el tiempo de la búsqueda de las altas aspiraciones, cuando se inicia la pubertad y ocurre la transformación del niño en adulto. Durante esta etapa el joven debe decidir su futuro, llegará también al primer encuentro con el sexo opuesto, ahora visto con una dimensión diferente. (14,15), Aparecen esta etapa dentro de las inquietudes, deseos y actitudes sexuales tan importantes para los seres humanos. En muchas oportunidades la primera experiencia sexual, es desprotegida, y ocurre antes de que el adolescente adquiera información acerca de las Infecciones de Transmisión Sexual y su mayor temor de los adolescentes es terminar con un embarazo no deseado, cuando el verdadero riesgo existe en las enfermedades de transmisión sexual (16,17) Estas características los condicionan a mantener comportamientos arriesgados y los exponen a ser víctimas comunes de estas afecciones, lo que se agrava por la falta de conocimientos reales acerca de las mismas. (18,19)

La adolescencia y juventud son el futuro de la humanidad, entonces, su participación e integración plenas en la sociedad exige que sean capaces de llevar su vida sexual y reproductiva en forma responsable y bien informada, mediante la educación y los servicios que satisfagan sus necesidades de desarrollo, pero hasta la fecha, en los programas actuales y en la sociedad en general, se han pasado por alto en gran medida las necesidades y los derechos de los(as) adolescentes en este campo. (20)

La educación sexual para jóvenes tiene que ser impartida donde está, en su ambiente, entre ellos(as), con ellos(as), en un rol interactivo con los educadores. (21, 22,23)

La familia y en especial los padres constituyen el principal sistema de apoyo para el adolescente. Esta dimensión no debe ser olvidada a pesar de los conflictos intergeneracionales y de la necesidad del adolescente de separarse y diferenciarse de la familia. El adolescente necesita de la cercanía y disponibilidad afectiva de los padres. (24)

En Venezuela habitualmente a los adolescentes se les informa de lo que implica padecer una ITS, pero la educación sanitaria se realiza de manera diferente según los profesionales de la salud y se recoge también de manera distinta según el tipo de paciente, de ahí la necesidad de un programa para mejorar la educación sanitaria en atención primaria para aumentar su grado de conocimientos, planes sencillos, que estamos obligados a realizar en los centros de salud para lo cual hace falta voluntad por parte de los profesionales y motivación por parte de los pacientes.(25,26)

A partir de 1984 se inició en Venezuela oficialmente la atención del VIH/SIDA por parte del Ministerio de Sanidad. Uno de los intereses básicos de este programa ha sido la vigilancia epidemiológica.

A pesar del elevado subregistro nacional que confrontan las estadísticas oficiales, sabemos que la tendencia del patrón de transmisión homosexual observado en los 80 se ha ido sustituyendo en los 90 por el aumento de la transmisión heterosexual y con ello el incremento de mujeres portadoras del VIH/SIDA. Además, la relación hombre/mujer que en 1986 era de 18:1, disminuyó a menos de la mitad para 1994. En algunos estados del país, como Nueva Esparta, encontramos una relación hombre/mujer menor al promedio nacional. La edad promedio de la mujer portadora del VIH/SIDA en Venezuela es de 30 años. Sin embargo, 3,03% son mujeres en edades comprendidas entre 15 -19 años, mientras que en su población masculina, la proporción en el mismo grupo etario es el 1,71%. En cuanto a la ocupación de las mujeres portadoras del VIH/SIDA, las amas de casa pueden sobrepasar el 50% de los casos en algunas entidades del país. (27, 28)

El crecimiento de la epidemia por VIH/SIDA entre las mujeres venezolanas, en un país con 85% de pobreza, 15% de desempleo, 30% de subempleo, alto porcentaje de madres solteras y embarazo precoz, en un contexto social donde la sexualidad y la práctica del sexo son temas consagrados al hombre, los estudios sobre VIH/SIDA y mujer son escasos.

En el Estado Anzoátegui, este dato estadístico no es reportado con exactitud por no existir medios estadísticos por parte del Ministerios de Salud, aunque es importante expresar que la morbilidad por este indicador los años 2008 – 2009 osciló entre el 7% y el 15%, por lo que aportaron cifras altas infecciones vaginales. (29)

Es muy difícil obtener datos exactos de la incidencia de estas infecciones, siempre va a existir un sub-registro de personas afectadas, motivados por factores socioeconómicos y políticos como: La falta de una estadística confiable en asuntos de salud, en la mayoría de los países del mundo, la escasa accesibilidad a los servicios de salud de la población excluida a nivel mundial, la existencia de infecciones sintomáticas y de otras que por su naturaleza viral "desaparecen" espontáneamente y el temor que existe a padecer una Infección de Transmisión Sexual, por la ignorancia y tabúes al respecto, lo que dificulta la búsqueda de ayuda profesional. (30)

Durante el año 2008 se estiman que 21.8 millones de personas de todo el mundo padecieron de una Infección de Transmisión Sexual, de los cuales 12 millones eran adolescentes, siendo 4.3 millones menores de 15 años.

Problema Práctico

Debidos a los criterios de las adolescentes de nuestro círculo nos pudimos percatar del escaso conocimiento y creencias o ideas erróneas que los envuelve sobre estas infecciones. Por lo que es importante que se desarrollen estrategias de intervenciones orientadas a modificar los cocimientos sobres las ITS en las adolescentes al inicio de su vida sexual activas, para evitar, no sólos los embarazos tempranos sino evitar las infecciones de transmisión sexual.

Motivados por esta situación, nos permite la siguiente interrogante:

¿Será la carencia de conocimientos de las adolescentes sobre formas de contagio, manifestaciones clínicas y prevención de las infecciones de transmisión sexual una causa de su elevada prevalencia?

Problema Científico.

En el consultorio popular Los Cocalitos no se cuenta con una estrategia intervencionista, estructurada a partir de las principales necesidades de aprendizaje de las adolescentes acerca de las ITS sobre la base de un estudio científicamente fundamentado, que permita incrementar el nivel de conocimientos de este grupo de edades sobre dicho tema.

Marco histórico

Las enfermedades de transmisión sexual se conocen en el mundo desde tiempos remotos en las civilizaciones primitivas, así los antiguos griegos hacen referencia a estas enfermedades relacionándolas con la Diosa Venus, de donde proviene su anterior nombre de enfermedades venéreas, en el Antiguo Testamento, se ve reseñada la impureza del hombre que padece gonorrea. En el período de decadencia del Imperio Romano fueron clausuradas algunas Termas (baños públicos) para evitar que se siguieran propagando dentro de la población las enfermedades (30, 31)

En la Edad Media estas enfermedades tienen la influencia mágico-religiosa, se consideran como un castigo divino, así mismo desde finales del año 1978 se identifican los primeros casos de SIDA en los Estados Unidos, Haití y África pero se encontró similitud con el sarcoma de Kaposi por la sintomatología que presento en su primer momento.( 32,)

Antes de la invención de las medicinas modernas, las infecciones de transmisión sexual generalmente eran incurables, y el tratamiento estaba limitado a tratar los síntomas de la enfermedad. El primer hospital voluntario para las enfermedades venéreas fue fundado en 1746 en el London Lock Hospital. (33. 34)

Hasta hace relativamente pocos años la mayor parte de la venearología estaba formada por cuatro enfermedades: Sífilis, la Gonococcia, el Chancro Blando y Linfogranulomatosis de Nicolás Favre. Junto a ellas existían las que llamamos enfermedades venéreas menores o pequeña venearología, pero estas enfermedades supuestamente menores, mejor conocidas en la actualidad, han demostrado no ser tan menores por su alta frecuencia, su difícil tratamiento y sus potenciales complicaciones.

Tradicionalmente han sido clasificadas como de transmisión sexual cinco infecciones: la sífilis, causada por Treponema pallidum; la gonorrea, por Neisseria gonorrhoeae; el chancroide, por Haemophilus ducreyi; el linfogranuloma venéreo, por Chlamydia trachomatis, y el granuloma inguinal, por Calymmatobacterium granulomatis. Sin embargo, muchas otras se transmiten sexualmente: el herpes genital, la tricomoniasis producida por Trichomona vaginalis, la hepatitis, el molluscum contagiosum, el piojo púbico, la sarna y la infección por VIH, que produce el SIDA. Otras, como la salmonelosis y la amebiasis (o amibiasis), en ocasiones se transmiten durante la actividad sexual pero, en general, no se las considera infecciones de transmisión sexual. (35)

En el año 1985 se aísla el virus de inmunodeficiencia humano y para 1986 por el aumento epidémico que se venía produciendo las Naciones Unidas en conjunto con la O.M.S. crea un programa conjunto llamado ONUSIDA, según las estimaciones para el año 1998, el número de personas que viven con HIV habría aumentado a 33,4 millones, un 10% más que en el año 1997. Lo que pone en evidencia que la epidemia no ha sido controlada en ningún lugar. (35.)

Las enfermedades de transmisión sexual atraen el interés de los clínicos, de quienes formulan políticas de salud pública y de los investigadores de estos temas. Esta atención obedece a diversas circunstancias, en primer lugar, la investigación epidemiológica ha demostrado la amplia gama de complicaciones que pueden atribuirse a las infecciones de transmisión sexual. Antes, se las consideraba como enfermedades agudas, cuyas principales manifestaciones eran el flujo vaginal y las úlceras genitales. (36.37)

En la actualidad, se sabe que esta descripción dista mucho de la realidad: entre 10% y 40% de las mujeres con infecciones por Chlamydia Trachomatis o gonococo, que no reciben tratamiento adecuado desarrollarán los síntomas de una enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), y una cuarta parte de ellas quedará infértil. Además, un embarazo ectópico -complicación potencialmente fatal de las infecciones de transmisión sexual- es de séis a diez veces más probable en las mujeres con una enfermedad inflamatoria pélvica previa que en la población general. El virus del papiloma humano, otro agente que causa infecciones del tracto genital, está asociado con el cáncer Cervicouterino en tal grado que la tendencia actual es considerar esta neoplasia como una enfermedad de transmisión sexual. Por último, las infecciones de transmisión sexual se asocian con resultados adversos del embarazo como la muerte fetal, el bajo peso al nacer y las infecciones congénitas o perinatales. (38.39.40)

Las enfermedades infecciosas son el resultado final del proceso infeccioso, el cual se inicia con la infección, ésta se define como la entrada, el desarrollo y la multiplicación de un agente biológico en el organismo de un ser humano o animal, en ella interviene un grupo de factores que influyen y determinan las formas de manifestarse este evento en las personas, aunque no siempre con la infección aparece una enfermedad infecciosa.

Otro motivo, de gran importancia, por el que las infecciones de transmisión sexual se estudian cada vez más, es que constituyen una muestra de las desigualdades de género que prevalecen en los países en desarrollo, algunas de ellas son la capacidad limitada de la mujer para controlar las condiciones que rodean al ejercicio de la sexualidad, la falta de servicios de salud a donde las mujeres puedan acudir en caso de una sintomatología relacionada con las infecciones de transmisión sexual Y el estigma social inherente a las enfermedades asociadas con las prácticas sexuales. Estos factores añaden un riesgo mayor a las condiciones biológicas que, de por sí, hacen a las mujeres más susceptibles de adquirir una infección y de desarrollar complicaciones secundarias a las infecciones de transmisión sexual. (40,41)

Otra razón que subyace a la actual atención a las infecciones de transmisión sexual es el hecho de que, en las últimas décadas, estos padecimientos tienden a incrementarse, en especial en los países en desarrollo y en los grupos sociales desfavorecidos. En efecto, en las mujeres embarazadas pobres, la gonorrea es de diez a quince veces más frecuente que en las de buen nivel socioeconómico; la infección por Chlamydia es de dos a tres veces más prevalente, y la sífilis es de diez a cien veces más común en mujeres de países en desarrollo que en las de los países industrializados. (42, 43).

Las infecciones vaginales durante el embarazo constituyen una de las principales causas de rotura prematura de membranas ovulares, ésta conlleva a un mayor riesgo de infección intramniótica (corioamnionitis) y trabajo de parto pretérmino, implicando este cuadro infección con riesgo materno – fetal y otros asociados con la inmadurez y los accidentes de parto y representa una de las afecciones más relacionadas con la muerte fetal. Todo esto aporta bajo peso al nacer y alta morbimortalidad por distress respiratorio (44, 45)

Patógena

Muchas infecciones de transmisión sexual son transmitidas más fácilmente a través de las membranas mucosas del pene, de la vulva y menos a menudo de la boca. La membrana visible que cubre el glande del pene es una membrana mucosa (similar a los labios de la boca), aunque no produce ningún moco. Las membranas mucosas se diferencian de la piel en que permiten ciertos patógenos (virus o bacterias) en el cuerpo. Ésta es una de las razones por las que la probabilidad de transmitirse es mucho más alta en el sexo que por otros medios más ocasionales de transmisión, tales como el contacto no sexual, tocarse, abrazos, dar las manos, etc, pero no es la única razón. Aunque las membranas mucosas existan tanto en la boca como en los órganos genitales, para muchas ITS parece ser más fácil la transmisión a través de sexo oral que con besos profundos. Incluso muchas infecciones que son fácilmente transmitidas de la boca a los órganos genitales o de los órganos genitales a la boca, son mucho más difíciles de transmitir de una boca a otra. Con el VIH, los líquidos genitales suelen contener mucho más del patógeno que la saliva. Algunas infecciones etiquetadas como ITS pueden ser transmitidas por el contacto directo de la piel, el herpes simple y el virus del papiloma humano son ejemplos. Por su parte, el virus asociado al sarcoma de Kaposi puede ser transmitido por besos profundos pero también cuando la saliva se utiliza como lubricante sexual.

Dependiendo de la ITS, una persona todavía puede difundir la infección aunque no posean signos de la enfermedad. Por ejemplo, es mucho más probable que una persona propague la infección del herpes cuando las ampollas están presentes (ITS) que cuando están ausentes (ITS). Sin embargo, una persona puede transmitir la infección del SIDA (ITS) en cualquier momento, incluso aunque no haya desarrollado síntomas.

Los profesionales de la salud sugieren un sexo seguro, tal como el uso de condones, como la manera más confiable de disminuir el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual durante la actividad sexual, pero el sexo seguro no debe ser considerado como una protección absoluta. La abstinencia de las actividades sexuales que involucran a otras personas protegerá contra la transmisión sexual de infecciones. La transferencia y la exposición a los líquidos corporales, tales como las transfusiones de sangre y otros productos de la sangre, compartiendo agujas de inyección (como en las drogas), lesiones con las agujas de inyección (cuando el personal médico se pincha inadvertidamente con ellas durante los procedimientos médicos), compartiendo agujas de tatuajes, y el parto, entre otros, son otras vías de transmisión. Estos diversos medios pusieron a ciertos grupos, tales como doctores, hemofílicos y consumidores de droga, particularmente en riesgo.

Los estudios epidemiológicos recientes han investigado las redes que son definidas por relaciones sexuales entre los individuos, y descubrieron que las características de las redes sexuales son cruciales a la extensión de las enfermedades de transmisión sexual. Particularmente, parece ser un factor importante, la mezcla asociativa entre la gente con una gran cantidad de parejas sexuales.

Dentro de las Infecciones de transmisión Sexual se encuentra:

1- La cándida La literatura reporta que comenzó a considerarse una infección de transmisión sexual (ITS) a partir de 1967 y actualmente se acepta que al menos el 50% de los casos reportados son producto de un contacto sexual (34, 46,47). Al faltar la habitual flora microbiana de la vagina, proliferan cepas de hongos que antes eran controlados competitivamente por las bacterias, se crea un antagonismo entre los dos grupos, de manera que los hongos tienden a crecer en los medios en que las bacterias han sido destruidas. Esta infección suele presentarse con mayor frecuencia en las mujeres tratadas con antibióticos de amplio espectro, con anticonceptivos hormonales, embarazadas, diabéticas, hiperestrínicas y en las edades de mayor actividad sexual entre los 16 a 30 años. Pueden tener un origen endógeno por disminución de las defensas inmunitarias del huésped, o exógeno, por transmisión sexual y contagio en piscinas, baños, etc. (48,49)

Los síntomas, además de la abundancia de exudado, son prurito y escozor, acompañados de dispareunia y ardor. Al examen físico se observa un producto espeso de color blanco que forma grumos, con el aspecto de leche cortada, inodora, con enrojecimiento, edema y a veces excoriaciones.

La mayoría de las mujeres experimentan a lo largo de su vida algún episodio de infección vaginal por un hongo llamado cándida albicans, y una pequeña proporción de ellas sufrirá recurrencias.

2- La clamidiasis es una infección transmisión sexual producida por la chlamydia trachomatis, que puede causar problemas de reproducción en las mujeres que la contraen antes del embarazo o durante su desarrollo. La chlamydiasis en la actualidad se considera una de las afecciones más frecuentes, transmitidas por vía sexual, incluso más que la gonorrea; causante de un tercio o la mitad de uretritis no gonocócica en el hombre y se asocia a factores de riesgo como la edad, número de parejas sexuales, solteras, bajo nivel socioeconómico, uso de anticonceptivos orales, parejas con uretritis no gonocócica y presencia de endocervicitis mucopurulenta y piuria abacteriúrica.

Constituye un grupo de microorganismos parásitos intracelulares estrictos, que no pueden sintetizar adenosín trifosfato (ATP), por lo que dependen de la energía que les proporciona el huésped para desarrollarse y multiplicarse. Se diferencia serológicamente en 15 serotipos: los L1, L2 y L3 son los causantes del linfogranuloma venéreo; los A, B, Ba y C, son responsables del tracoma o ceguera endémica; y los D, E, F, G, H, I, J y K, son los productores de lesiones oculares y genitales, sexualmente transmitidas. (50)

La chlamydia no provoca síntomas en cerca del 75% de las mujeres infectadas; o dar manifestaciones en dependencia de su localización: originar una bartolinitis, una endocervicitis al localizarse en el epitelio columnar del endocérvix, que sirve de reservorio y se presenta como formaciones foliculares semejantes a la conjuntiva, con una descarga purulenta endocervical, visible por colposcopia; un síndrome uretral agudo, caracterizado por disuria, polaquiuria y piuria, con una orina estéril; una endometritis y salpingitis aguda, que se presenta con dolor bajo vientre, a veces leve, fiebre y secreción vaginal, más relacionado con la menstruación; y puede diseminarse a la cavidad abdominal y originar la perihepatitis o síndrome de Fitz-Hugh-Curtis, que se caracteriza por adherencias entre el hígado y el diafragma, en forma de «cuerdas de violín». Si no se trata, como complicación se propaga al tracto genital superior y puede producir enfermedad inflamatoria pélvica, la cual puede dañar las trompas de Falopio y llevar a la infertilidad o a un embarazo ectópico. Cerca del 10% de las embarazadas tienen clamidia, ésta produce cervicitis y uretritis, corriendo un mayor riesgo de aborto espontáneo y/o rotura prematura de membranas. (51,52)

El diagnóstico citológico por Papanicolau se ha postulado, aunque es de poca sensibilidad y especificidad; los serológicos por fijación del complemento y microinmunofluorescencia son poco útiles; los cultivos son, sin dudas, los mejores y consisten en sembrar muestras de células contaminadas en una cepa de células vivas (Mc Coy). (53.54)

3- La trichomoniasis constituye una de las ITS más frecuentes, a menudo se producen infecciones mixtas junto con otros agentes, como neisseria gonorrhoeae y chlamydia, puede ser asintomática hasta en el 50% de los casos3. También suele acompañarse de vaginosis bacteriana, que se puede diagnosticar hasta en un 60% de las pacientes con vaginitis por trichomonas.

Es un protozoo flagelado (Trichomonas vaginalis), que tiene un cuerpo en forma de corazón de naipes de baraja francesa y un largo flagelo. Aunque se presenta a cualquier edad, es más frecuente en la etapa de mayor actividad sexual. Con gran frecuencia se asocia a otras enfermedades venéreas, porque las relaciones sexuales variadas aumentan el riesgo de estas, por lo que se debe de investigar, siempre que esté presente, el gonococo, al que se asocia en el 40 %, y la gardnerella, la que se asocia en el 30 %.

  • Dentro del género Tricomonas, que es un agente protozoario es un unicelular flagelado, anaerobio facultativo, que incluye las especies buccalis o tenax, hominis y vaginalis que residen, respectivamente, en la boca, tubo digestivo y vagina del ser humano; esta última es la única especie patógena y sólo existe en forma de trofozoito. (55)
  • Puede ser asintomática, pero generalmente da una leucorrea espumosa, con intenso prurito vulvar, ardor y dispareunia. Al examen físico hay un enrojecimiento de la mucosa vaginal con un punteado petequial (vagina fresa), edematosa y dolorosa; con una leucorrea fluida, incolora, bien ligada, espumosa y maloliente. (55,56)

Las embarazadas con trichomoniasis están en mayor riesgo de rotura prematura de membranas ovulares y de parto pretémino. (10).

4- La gonorrea, también denominada blenorragia, blenorrea y uretritis gonocócica, es una enfermedades de transmisión sexual provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae o gonococo. Infección bacteriana común, por un coco gramnegativo que se dispone en pareja e intracelular, que causa problemas de reproducción muy similares a los causados por la chlamydia.El contagio ocurre durante el acto sexual cuando el compañero está infectado, no siendo necesario llegar a eyacular; en el parto si la madre estuviere contaminada; o por contaminación indirecta si, por ejemplo, una mujer usara artículos de higiene íntima de una amiga contaminada. (55)

En las mujeres la enfermedad suele cursar de forma asintomática. Sin embargo, pueden presentarse signos y síntomas tales como una excreción vaginal, aumento de ganas de orinar y molestias urinarias (disuria). La expansión de germen hacia las trompa de Falopio y puede producir dolor en la zona baja del abdomen, encogimiento, fiebre y los síntomas generalizados de cuando se tiene una infección bacteriana. En las mujeres; la enfermedad venérea se puede traer como complicación una enfermedad pélvica inflamatoria originándose por ataques recurrentes de salpingitis, dolor pélvico crónico, abscesos tubo-ováricos, infertilidad mientras que en el hombre se producen estenosis uretral, prostatitis, epididimitis y esterilidad. (56)

Las embarazadas con gonorrea no tratada tienen un riesgo mayor de tener aborto espontáneo, rotura prematura de membranas y/o parto prematuro. (57.58)

5- La sífilis es una ITS crónica producida por la bacteria espiroqueta Treponema pallidum, subespecie pallidum (pronunciado pálidum). Es una bacteria móvil espiroforme, que pertenece al orden Spirochetales, familia Treponematacee. Es filiforme (con forma de hilo) y filamentosa. Su longitud varía entre 5 y 15 micrones, y su diámetro es de 0,1 a 0,2 micrones. Puestas una detrás de la otra, entre 70 y 200 espiroquetas medirían un milímetro. (57.58, 59)

Se multiplica por división simple con división transversal. Y al contrario de otras bacterias similares de su familia por sus particulares exigencias nutritivas y metabólicas, no se puede cultivar in Vitro, o sólo se puede cultivar por un breve período, con un máximo de sobrevivencia de 7 días a 35 °C, en terreno particularmente enriquecido y en presencia de CO2. En azoto líquido mantienen su vitalidad, y prolifera de manera excelente en testículos de conejo. En sangre conservada en hemoteca para transfusión la bacteria sobrevive entre 24 y 48 horas.

La sífilis se transmite principalmente por contacto sexual, por contacto de la piel con la ligera secreción que generan los chancros o por contacto con los clavos sifilíticos de la persona enferma: al realizar sexo oral sin preservativo (ya sea que los chancros estén en la boca, en el pene o en la vulva), al besar una boca con chancros (que son indoloros), por inoculación accidental (por compartir jeringas), o puede ser transmitida de la madre al hijo a través de la placenta (sífilis congénita) o a través del canal de parto (sífilis connatal). En este caso, el bebé puede morir pronto o desarrollar sordera, ceguera, disturbios mentales, parálisis o deformidades. (59, 60,61)

Es prácticamente imposible que se transmita por una transfusión de sangre, debido a que la sangre se analiza antes de transfundirse, y el treponema pálida no se puede mantener vivo más de 24 a 48 en la sangre que se conserva en hemoteca. (62,63)

Es importante notar que el sujeto en la fase precoz de la enfermedad resulta altamente contagiante (la úlcera venérea pulula de treponemas), pero se sostiene que luego de cuatro años el individuo infectado no puede difundir más el microorganismo mediante relaciones sexuales. En las relaciones entre hombre y mujer es más fácil que se contagie el hombre. El período donde más personas se contagian es entre los 20 y los 25 años de edad. El recontagio es muy común en varones homosexuales.

En los años ochenta y noventa en Europa hubo una relativa disminución de los casos de sífilis, relacionados con el temor al contagio por VIH, que conllevó al uso generalizado del preservativo (que representa una eficiente barrera contra el contagio, tanto del VIH como del T. pállidum). Pero a fines de los años noventa y principios del 2000, al generalizarse la información de que el contagio de VIH es casi nulo en casos de sexo oral en el pene no protegido, ha habido un recrudecimiento de casos de sífilis.

Durante este período, fue reconocida la importancia del seguimiento de las pistas de infectados para tratar las ITS. Llevando las pistas de las parejas sexuales de los individuos infectados, haciéndoles exámenes para ver si estaban infectados, tratando al infectado, y siguiendo a su vez las pistas de sus contactos, las clínicas de las ITS podían ser muy efectivas en la supresión de infecciones en la población en general. (63,64)

En comunidades que viven bajo pobres condiciones higiénicas, la sífilis endémica se transmite por contacto no sexual.

La sífilis se clasifica en

  • Sífilis primaria con período de incubación de 40 a 90 días después del contagio, caracterizada por un papiloma o úlceras indoloras con bordes elevados y adenopatías regionales. Primer síntoma es una llaga en la parte del cuerpo que entró en contacto con la bacteria. Estos síntomas son difíciles de detectar porque por lo general no causan dolor y, en ocasiones, ocurren en el interior del cuerpo. Una persona que no ha sido tratada puede infectar a otras durante esta etapa.
  • Sífilis Secundaria con un periodo de 6 o más semanas después de la infección, se presenta con malestar fiebre, cefalea, adenopatías generalizadas, dolor de garganta, lesiones cutáneas, eritema cutáneo en pie y palmas de las manos, y pérdida del cabello.
  • Sífilis Latente si no es diagnosticada ni tratada durante mucho tiempo, entra en una etapa latente es asintomática con serología reactiva, En esta etapa no hay síntomas notables y la persona infectada no puede contagiar a otros. Sin embargo, una tercera parte de las personas que están en esta etapa empeoran y pasan a la etapa terciaria de la sífilis.
  • Sífilis tardía esta etapa puede causar serios problemas como trastornos mentales, ceguera, anomalías cardíacas y trastornos neurológicos, la persona infectada ya no puede transmitir la bacteria a otras personas, pero continúa en un periodo indefinido de deterioro hasta llegar a la muerte.
  • Sífilis tardía congénita se caracteriza por sordera por lesión del octavo par craneal, lesiones óseas, etc.

6- El herpes genital es una infección cutánea causada por dos virus que pertenecen al grupo herpervirus hominus: el HSV-1 y el HSV-2, conocidos, respectivamente, como herpes simple tipo 1 (HSV-1) y como herpes simple tipo 2 (HSV-2). Esta infección es de transmisión sexual y se caracteriza por episodios repetidos que se desarrollan con una erupción de pequeñas ampollas, generalmente dolorosas, sobre los genitales o ano produciendo demasiado ardor o rasquiña (picazón) desesperante. La piel se erupciona haciendo más difícil su curación.

Los síntomas que acompaña a esta infección inicialmente, sensación de calor, picor y color rosado, ampollas dolorosas llenas de fluido en el área genital o rectal, pequeñas ampollas que se funden para formar una ampolla larga, costras amarillas que se forman en las ampollas al principio de la fase de curación, fiebre suave, adenopatías inguinales, micciones difíciles y dolorosas (disuria). (Dolor al orinar), micciones titubeantes, aumento en la frecuencia y urgencia de las micciones, relación sexual dolorosa, incontinencia urinaria.

La prevención es muy difícil desde el momento en que el virus puede contagiarse incluso a partir de personas infectadas que no presentan síntomas. Sin embargo, evitando el contacto directo con una lesión abierta rebajamos el riesgo de infección. Las personas con herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando tienen las lesiones activas. Los sujetos con herpes genital conocido pero sin síntomas clínicos presentes deben informar a su pareja de que tienen la enfermedad. Esto permitirá a ambos usar barreras protectoras (preservativos) para prevenir el contagio. El preservativo es la mejor protección frente al herpes genital cuando se es sexualmente activo. El uso sistemático y correcto de un preservativo ayuda a evitar el contagio. Los preservativos se controlan para asegurar que ese virus no puede pasar través del material del cual están hechos.

Las implicaciones de las infecciones de transmisión sexual sobre los servicios y programas de planificación familiar también contribuyen al creciente interés por estas infecciones como problema de salud pública. En efecto, las mujeres que padecen infecciones de transmisión sexual pueden interpretar los síntomas de la infección como efectos secundarios de los anticonceptivos o atribuir la infertilidad secundaria a la infección, o a la utilización de métodos de planificación familiar. (57)

La salud es imprescindible en el desarrollo del ser humano, el desconocimiento sobre este tema puede causar desequilibrio a la salud misma, impidiendo al individuo un optimo desarrollo biopsicosocial.

Dentro de este orden de ideas las infecciones de transmisión sexual, constituyen una de las patologías más comunes en todo el mundo, resulta relevante destacar que la Organización Mundial de la Salud (O.M.S. 1991) establece que “Una de cada 100 personas hace por lo menos una consulta anual por encontrarse infectado por alguna de estas enfermedades, también es importante señalar al respecto que en los países Industrializados y desarrollados, están entre las cinco de mayor importancia. (65)

Las infecciones de transmisión sexual constituyen un problema social, económico, cultural y médico porque tienen características que permiten diferenciarlas de otras enfermedades transmisibles por las secuelas que producen y que sólo se observa en ellas, como ejemplo tenemos la sífilis que produce graves complicaciones tardías como la neurosífilis, la sífilis cardiovascular y la sífilis congénita. (65)

6- El condiloma acuminado (V.P.H.) puede alcanzar gran tamaño y una embarazada puede tener dificultades en el parto, inclusive contaminar los ojos del recién nacido a su paso por el canal del parto, también se ha señalado la posible transformación en maligna de estas lesiones. (59,65).

Algunos de los síntomas más importantes que sugieren la presencia de virus del papiloma humano son irritaciones constantes en la entrada de la vagina con ardor y sensación de quemadura durante las relaciones sexuales (se denomina vulvodinia), pequeñas verrugas en el área ano-genital: cérvix, vagina, vulva y pene, uretra y escroto (en varones). Pueden variar en apariencia (verrugas planas no visibles o acuminadas si visibles), número y tamaño por lo que se necesita de la asistencia de un especialista para su diagnóstico. Alteraciones del Papanicolaou que nos habla de que en el cuello del útero hay lesiones escamosas Intraepiteliales (zonas infectadas por VPH, que pueden provocar cáncer).

Las infecciones de transmisión sexual, son un importante problema de salud pública, influyendo en las mayores pérdidas a través de las secuelas, las afecciones resultantes de la propagación de organismos patógenos (Bacteria o Virus) del sitio de la infección de otra parte del aparato reproductor u otros órganos y sistemas corporales, al igual que el SIDA. Por tanto la salud sexual, es importante en el desarrollo del ser humano, el desconocimiento puede causar desequilibrio en la salud sexual y puede ser riesgo en la aparición de las enfermedades. (66, 67).

8- El SIDA. El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es responsable del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y ataca a los linfocitos T-4 que forman parte fundamental del sistema inmunológico del hombre. Como consecuencia disminuye la capacidad de respuesta del organismo para hacer frente a infecciones oportunistas originadas por virus, bacterias, protozoos, hongos y otro tipo de infecciones.

La causa más frecuente de muerte entre infectados del SIDA es la neumonía por Pneumocystis jiroveci, aunque también es elevada la incidencia de ciertos tipos de cáncer como los linfomas de células B y el sarcoma de Kaposi. También son características las complicaciones neurológicas, la pérdida de peso y el deterioro físico del paciente. La mortalidad disminuyó mucho con el advento de los medicamentos antirretrovirales.

El VIH se puede transmitir por vía sexual (pene-vagina o pene-recto) mediante el intercambio de fluidos vaginales, semen o réctales, incluso se dice que de líquido pre-eyaculatorio, a través del contacto con sangre, tejidos o agujas contaminadas y de la madre al niño durante el embarazo mediante la placenta o el parto y lactancia. Tras la infección, pueden pasar hasta 10 años para que se diagnostique el sida que es cuando el sistema inmunológico está gravemente dañado y no es capaz de responder efectivamente a las enfermedades oportunistas.

Los síntomas del VIH en los adolescentes pueden ser los mismos que en los niños y también pueden parecerse más a los síntomas que se presentan a menudo en los adultos con VIH. Algunos adolescentes y adultos pueden desarrollar una enfermedad con segregación aumentada de espermatozoides, además de otra parecida a la gripe en el plazo de un mes o dos después de la exposición al virus VIH, aunque muchas personas no desarrollan ningún síntoma al infectarse. Además, los síntomas que aparecen, usualmente desaparecen en el plazo de una semana a un mes, y se confunden a menudo con los síntomas de otra infección viral. Los síntomas pueden incluir: fiebre, dolor de cabeza, malestar general, depresión, infertilidad, vómito, diarrea

El SIDA se trasmite como todas las ITS por realizar contacto sexual desprotegido, con personas desconocidas, y promiscua, a demás por utilizar objetos contaminados, como intercambio de jeringuillas, la drogadicción que no sólo conduce a una sexual irresponsables sino también aquella que sea por vía parenteral, la prostitución, a través de transfusión de sangre, de madres contaminadas durante el embarazo, en el momento del parto o por la lactancia materna. (62)

El número de casos de personas afectadas con infecciones de transmisión sexual se ha ido incrementando a través de los últimos años, especialmente en la población de adolescentes. La salud es imprescindible en el desarrollo del ser humano, el desconocimiento sobre este tema puede causar desequilibrio a la salud misma, impidiendo al individuo un óptimo desarrollo bio-psico-social.

En la actualidad se considera que las infecciones víricas como las producidas por el VIH, herpes virus tipo II (causa del herpes genital) y papiloma virus (causa de los condilomas acuminados) están reemplazando a las ITS bacterianas clásicas. (66)

La manera más efectiva de prevenir las infecciones de transmisión sexual es evitar el contacto de las partes del cuerpo o de los líquidos que pueden llevar a una transferencia, no necesariamente actividad sexual con una pareja infectada. Ningún contacto es igual a ningún riesgo, no todas las actividades sexuales se realizan por contacto, tales como el cibersexo, sexo por teléfono, masturbación a una distancia, son métodos de evitar el contacto. Idealmente, ambos miembros de la pareja deben conseguir pruebas para ITS antes de iniciar el contacto sexual, o si una de las parejas estuvo en contacto con alguna persona infectada, pero incluso entonces, ciertas ITS, particularmente ciertos virus persistentes como VPH, que pueden ser difícil de detectar con los procedimientos médicos actuales mientras que pueden ser asintomático. La prevención es también clave en el manejo de la ITS viral como el VIH y herpes, pues actualmente son incurables. (62)

El primer tratamiento efectivo para una infección de transmisión sexual fue el salvarsán en 1910, un tratamiento para la sífilis. Con el descubrimiento de los antibióticos, una gran cantidad de infecciones de transmisión sexual se volvieron fácilmente curables, y esto, combinado con efectivas campañas de salud pública contra las ITS, condujo a una percepción pública, durante los años 1960 y los años 1970, de que ellas habían dejado de ser una amenaza médica seria.(63)

Antes de definir las características de la leucorrea, es necesario conocer como es la secreción vaginal normal: es de consistencia flocular u homogénea con elementos aglutinados, inodora, clara o blanca, viscosa, Ph entre 3.8 y 4.5, no fluye durante el examen con el espéculo, sin neutrófilos polimorfo-nucleares y es de aproximadamente 1cc en el fondo del saco posterior, que es la porción más baja de la vagina. (68).

  • Leucorrea por cándida o monilias: blanquecina, grumosa, inodora, escasa, puede formar placas blancas y secas en las paredes vaginales, que al desprenderlas dejan una superficie rojiza sangrante; se acompaña de lesiones de rascado debido al prurito intenso, con enrojecimiento y/o inflamación vulvar, dolor vaginal y dispareunia, ph < 4.5, KOH negativo (68).
  • Leucorrea por trichomonas: profusa y abundante, blanco amarillenta o amarillo verdosa, espumosa con olor fuerte o fétido, asociada o no con ardor, se acompaña de una coloración rojiza de la pared vaginal llamada vagina en fresa; existe además prurito vulvar y en el interior de los muslos y un ph > 4.5 suele pasar de 5.0, KOH negativo(68),
  • Leucorrea por vaginosis bacteriana: Descarga vaginal blanca o blanco grisácea, fina, adherente y homogénea, que suela ser fácilmente retirada de las paredes vaginales y el cérvix, como si se hubiese vertido un vaso de leche en ella, puede ser espumosa y maloliente, con olor característico a pescado, acompañado o no de prurito y ardor que empeoran con el contacto sexual. ph > 4.5, KOH positivo (68).
  • Cervicitis: al examen con espéculo se observa mucopus cervical, cuello friable, enrojecido, dolor a la movilización del cuello uterino o evaluación del riesgo igual o mayor de 2 puntos.
  • Por lo que se plantea como factor de riesgo:
  • Tener una pareja sexual infectada, ya que el comportamiento sexual de la persona irresponsable, se relaciona con la probabilidad de exposición y transmisión de las mismas
  • Tener relaciones cóitales sin protección y con personas desconocidas..
  • Tener prácticas sexuales de riesgo como anal, vaginal, oral sin condón.
  • Uso de drogas, ya que promuevan conductas sexuales de alto riesgo. Existen infecciones como el VIH y la infección por hepatitis B que se pueden adquirir con material punzocortante mediante tatuajes y perforaciones y no son precisamente por contacto sexual.
  • Ser víctima de abuso sexual o violación por uno o varios agresores.
  • Otros factores que favorece el contagio de las ITS, se identifica los siguientes?
  • La ausencia de una adecuada educación de la sexualidad unida a toda una serie de cambios en la concepción relativa en la conducta sexual, hacen que las personas haga uso de una libertad irresponsable en torno a su sexualidad.
  • Los papeles otorgados a la juventud, la desritualización de la instancia de cortejo y galanteo, así como los noviazgos temprano facilitan las relaciones sexuales prematrimoniales en marcos apresurados e informales.
  • La precocidad de las relaciones sexuales muy cercanas al comienzo a las de pubertad y aún antes de ellas, tanto en varones como en mujeres.
  • Ser mutuamente fieles o practicar la abstinencia sexual.

Con el desarrollo de los países se han producidos cambios en torno a la conducta sexual, lo cual es mucho más permisiva y tolerante, sin embargo la sexualidad sigue siendo un tema aburrido inadecuadamente, por lo que la ignorancia entorno al mismo persiste, así como los riesgo que en algún momento de padecerla. (26)

Es importante que los adolescentes además de caracterizar los tipos de Infecciones de Transmisión Sexual, conozcan los síntomas que pueden anunciarle la presencia de las mismas, como medida efectiva para identificarla y actuar en su tratamiento y control debido a la escasa información que se les brinda a los adolescentes y jóvenes en aspectos relacionados con las Infecciones de Transmisión Sexual, se contrapone al alza existente de las mismas en esta población.

Las mujeres adolescentes, enfrentan un riesgo elevado de contraer ITS, incluyendo el VIH/SIDA y de iniciar un embarazo no deseado. La habilidad para protegerse a sí mismas de estos riesgos generalmente está más allá de su control. Por los temas del VIH/SIDA, embarazo no deseado y aborto en condiciones de riesgo, provocan controversias sociales, culturales y políticas.

Siempre que se sospeche o se sepa con certeza que se está frente a una infección de transmisión sexual, se deben tener en cuenta una serie de normas antes de iniciar un tratamiento adecuado. Se concierne pensar que el o la joven tiene una infección de transmisión sexual cuando presente una lesión genital o bien, frente a una erupción cutánea de causa desconocida y antecedentes de contacto sexual. (64.65)

Como norma generales de tratamiento que deben seguir los/ las jóvenes que tengan las siguientes características:

  1. Mujeres jóvenes sexualmente activas,
  2. Solteras, con varios compañeros sexuales, o frecuentes cambios de pareja,

Porque son las más propensas a adquirir una infección genital; hay que olvidarse de los prejuicios sociales o personales y realizar un tratamiento adecuado y administrar las dosis correctas, así como tratar a la pareja ya que de ello depende el curso de la enfermedad, se debe recomendar la abstinencia sexual (no tener relaciones sexuales mientras exista la infección de transmisión sexual) hasta comprobar la curación total de la infección de transmisión sexual. (68)

Esta recomendación es válida tanto para el/la joven, como para las posibles parejas sexuales, ya que si no ha sanado completamente, se facilita su diseminación (se trasmite a otras personas).

A todo adolescente que se le ha diagnosticado una ITS, se le debe otorgar orientación-consejería, asesoría y los recursos necesarios para el tratamiento, con la finalidad de disminuir la posibilidad de adquirir nuevamente una ITS. (69)

El problema de la sexualidad en los adolescentes no es que estos sean sexualmente activos, sino que no cuentan con una preparación y orientación para una conducta sexual responsable.Lo cual ratifica la necesidad e importancia de la información sobre temática sexual a esas edades como única arma de la prevención. Todo ello recalca la necesidad de orientación que tienen los adolescentes en esta materia ya que la educación sexual del paciente representa el componente ausente de muchos programas de atención de Infecciones de Transmisión Sexual alrededor del mundo. Los pacientes tienen que estar motivados para prevenirlas y tratarlas correctamente, además de aprender a reconocerlas esto es posible logrando a placar los programas educativos de intervención.

Intervención: (Del latín Interventìo,-?nis ) F.Acciòn y efecto de intervenir. Según el diccionarios Larouss.

La intervención comunitaria es un ensayo de campo que incluye una intervención sobre bases comunitarias amplias, la cual gira entorno a sí la intervención pudiese ser puesta en práctica por separado para cada individuo, o no.

Esta investigación pertenece al grupo de las llamadas explicativas, ya que con su empleo se pretende encontrar explicaciones y por lo general, se basa en hipótesis preconcebida que surgierón de una investigación descriptiva o tuvieron su origen en una de tipo observación que precisa conformación en condiciones controladas.

Este estudio experimental de intervención se clasifica en:

Grupo pequeño: Cuando incluimos familias, oficinas, planta de un edificio, edificio residencial completo.

Grupos Intermedios de sujetos: Equipos deportivos, liga de deporte completa, unidad del ejército, aula.

Grupos grandes de sujetos: Comunidad, pueblos, Áreas de salud, Consultorio médicos de familia. Municipio, Provincia.

El fundamento científico de este tipo de estudio se realiza de forma similar para los tres tipos de grupos.

Las investigaciones de Intervención en dependencia al grado de conocimientos sobre los eventos epidemiológicos se utilizaran los siguientes métodos:

  1. Cuando no se tienen suficiente conocimientos de un factor de riesgo y de un efecto epidemiológico y las variables relacionadas a él. Se realiza una Investigación Observación descriptiva.
  2. Cuando se tienen mayor conocimiento de un factor de riesgo y de un efecto epidemiológico, en forma independiente, y se posee inicio o sospecha previas de la acción del factor de riesgo. Se realiza una Investigación Observación analítica o Investigación experimental o Intervención.
  3. Cuando se dispone de facilidades no contrarias y éticas y es factible determinar el efecto en un tiempo prudencial sin que dicho evento sea muerte, ni enfermedad invalídante. Se realiza una Investigación Observación analítica o Investigación experimental o Intervención.

Desde el punto de vista de la psicología comunitaria la intervención social comunitaria hace referencia a procesos intencionales de cambio, mediante mecanismos participativos tendientes al desarrollo de recursos de la población, al desarrollo de organizaciones comunitarias autónomas, a la modificación de las representaciones de su rol en la sociedad y sobre el valor de sus propias acciones para ser activo en la modificación de las condiciones que las marginan y excluyen (Chinkes, Lapalma, Niscemboin, 1995).

La intervención educativa costa de 3 etapas:

  1. Etapa de Diagnóstico.
  2. Etapa de Desarrollo de Intervención.
  3. Etapa de Evaluación.

Los componentes del escenario social para una intervención educativa comunitario esta dado por las necesidades sociales, organización y su relación con el medio ambiente. Estos elementos constituyen la realidad, desde la perspectiva de la psicología comunitaria, es donde se orientan a la solución de problemas de la población mediante procesos participativos y que, mediante la reflexión, amplían niveles de concientización y generan nuevas praxis organizativas.

La discusión grupal y comunitaria de cada uno de sus componentes, la contextualización en la realidad inmediata de los grupos o en la situación de la comunidad transforman a la construcción del “escenario” en una herramienta para el diagnóstico, (análisis de problemas, causas y cursos de acción), la planificación participativa y estratégica (relaciones de poder), el diseño de alternativas de acción (procesos decisorios) y las formas organizativas que faciliten la viabilidad de las acciones, potenciando los derechos y deberes de la población y la construcción de articulaciones sociales que faciliten procesos de transformación social

Objetivo general

Implementar una estrategia de intervención educativa dirigida a modificar los conocimientos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual en mujeres adolescentes en el consultorio de Los Cocalitos, del Municipio Guanta, Estado Anzoátegui, en el período de marzo a noviembre del 2009.

Específicos:

1. Caracterizar la población objeto de estudio según variables seleccionadas.

2. Aplicar un programa de intervención educativa sobre la prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual en las adolescentes

3. Evaluar la efectividad de la estrategia de intervención en el grupo objeto de estudio.

Diseño Metodológico

Tipo de estudio: Período del estudio: Febrero-Octubre de 2009.

Características generales de la investigación:

Se realizó un estudio de tipo investigación-acción y quasiexperi-mental (antes-después y sin grupo control) en mujeres adolescentes, del Consultorio Los Cocalitos del Municipio Guanta, Estado Anzoátegui, Venezuela, durante el periodo comprendido desde Febrero a Octubre del año 2009 donde se invitaron a las féminas adolescentes perteneciente al circulo de adolescente del consultorio Los Cocalitos con el objetivo de implementar un una estrategia de intervención educativa acerca del conocimiento sobre las Infecciones de Transmisión Sexual en las adolescentes.

El universo y la muestra estuvo constituido por todas las adolescentes que pertenecen al círculo de adolescente del consultorio los Cocalitos, que dieron su consentimiento para participar en la intervención, quedando constituida por 25 adolescentes. N =25.

Criterios de inclusión de los pacientes en el estudio:

  • Que pertenezca al círculo de adolescentes del Consultorio Los Cocalitos.
  • Que estén de acuerdo de participar con la investigación.
  • Que sea mujer.

Criterios de exclusión de los pacientes en el estudio:

  • No cumplir con algunos de los criterios de inclusión.
  • Mujer adolescente que tenga algún problema mental.

Metódica:

Para dar salida a los objetivos uno y dos se utilizaron variables cualitativas:

Se aplicó una encuesta exploratoria (Anexo 2)

Fase de la investigación:

  1. Diagnóstica
  2. De desarrollo o de intervención
  3. De Evaluación

Fase Diagnóstica

Para dar salida al primer objetivo específico en esta etapa se realizó la primera sesión de trabajo, donde tenemos 25 mujeres que conforma el círculo de adolescentes del consultorio Los Cocalitos del municipio Guanta del estado Anzoátegui,

Se aplicó la encuesta exploratoria según metodología de la literatura revisada (anexo2) a la muestra por la autora del trabajo de la cual se recogieron algunas variables de interés.

Los datos generales se tomaron de acuerdo a los conceptos convencionales actuales, considerando:

Edad: Según los años cumplidos

Variable cuantitativa continúa en la escala de 14 a 18 según los a?os cumplidos.

Indicador: Porcentaje de las adolescentes según edad y estado civil.

Estado civil: Se clasificó como:

Variable cualitativa nominal politómica

  • Solteras, las adolescentes que sin unión legal no vivieran en su hogar con pareja estable;
  • Casada, las adolescentes con unión legal que vivieran en su hogar con pareja estable,
  • Unión consensual, las adolescentes que sin unión legal viven en su hogar con pareja estable.

Indicador: Según estado civil.

Descripción? Por cientos de adolescentes según el estado civil de las jóvenes.

La escolaridad? según estudio terminado

Variable Cualitativa nominal politómica se clasificó como:

Escala:

  • Iletrado: Cuando no ha recibido ningún tipo de educación, analfabeto.
  • Primaria terminada: Cuando concluye el sexto grado.
  • Primaria sin terminar: Cuando no ha concluido el sexto grado.
  • Secundaria terminada: Cuando ha concluido el tercer año del bachillerato.
  • Secundaria sin terminar: Cuando ha terminado el sexto grado, pero aún no culmina el tercer año del bachillerato.
  • Bachiller: Cuando ha terminado el quinto año del bachillerato.
  • Bachiller sin terminar: Cuando está cursando o terminó sus estudios en el cuarto o quinto año del bachillerato, sin terminar este último.

Indicador: Según años cumplidos

Descripción? Por ciento de las adolescentes según la escolaridad.

El resto de las preguntas que evalúan conocimientos se clasificaron de la siguiente manera a través de variables cuantitativas:

Las preguntas 1, 2, 3 y 5 tuvieron un valor de 20 puntos, la preguntas 4 tuvo un valor de 10 puntos.

Cada inciso se clasificó de correcto cuando la respuesta fue positiva, considerando estos como.

Pregunta 1: Infecciones de transmisión sexual que conoce donde se debe marcar 5 respuestas.

Variable Cualitativa nominal politómica

Escala:

Diabetes Mellitus ____ e- Condilomas ____

b- Sífilis ____ f- Influenza ___

c- Moniliasis ____ g- SIDA ____

d- Rubiola ___ h- Conjuntivitis ___

i- Blenorragia o Gonorrea ____

Descripción? Por cientos de adolescentes que respondieron de forma adecuada e inadecuada antes y después de la encuesta.

Respuesta correcta: b, c, e, g, i. Valor de cada inciso 4 puntos

Pregunta 2. Marcar los síntomas de una infección de transmisión sexual.

Variable Cualitativa nominal politómica.

Escala?

a- Secreciones vaginales o uretrales ____

b- Somnolencia ___

c- Cansancio fácil ___

d- Presencia de verrugas genitales ____

e- Inflamación de los ganglios inguinales ____

f- Ingestión de abundantes líquidos ___

g- Ardor al orinar ___

h- Úlceras o fisuras genitales ____

Indicador: Conocimientos de las adolescentes antes y después de la intervención.

Descripción? Por cientos de adolescentes que respondieron de forma adecuada e inadecuada antes y después de la encuesta.

Respuesta correcta: a, d, e, g, h .Valor de cada inciso 4 puntos.

Pregunta?3. Marque 4 medidas para evitar contraer una infección de transmisión sexual.

Variable Cualitativa nominal politómica

Escala?

a- Consumir abundantes frutas y vegetales ___

b- Mantener una pareja estable ____

c- No tener relaciones sexuales fortuitas ___

d- Mantener una dieta balanceada ____

e- Tener relaciones sexuales con una pareja de mayor edad ___

f- Utilización del condón ____

g- Evitar el alcoholismo ___

h- Evitar el cambio frecuente de pareja ____

Indicador: Conocimientos de las adolescentes antes y después de la intervención.

Descripción? Por cientos de adolescentes que respondieron de forma adecuada e inadecuada antes y después de la encuesta.

Respuesta correcta: b, c, f, h. Valor de cada inciso 5 puntos.

Pregunta 4: Acciones que tomarías si se enfermara de una infección de transmisión sexual.

Variable Cualitativa nominal politómica

Escala?

a- Tomar antibióticos ___

b- Acudir al médico de familia ____

c- Comunicárselo a mis amigos ____

d- Comunicárselo a mis padres ___

e- comunicárselo a mi pareja ____

f- Tomar analgésicos y antiinflamatorios ____

g- Buscar ayuda con un personal de la salud ____

h- Tratar de resolver sin contar con nadie ____

Indicador: Conocimientos de las adolescentes sobres si se enfermaran de una infección de transmisión sexual antes y después de la intervención.

Descripción? Por cientos de adolescentes que respondieron de forma adecuada e inadecuada antes y después de la encuesta.

Respuesta correcta: b, d, e. g. Valor de cada inciso 2,5 puntos.

Pregunta 5? Acciones a realizar ante sospecha de haber contraído una Infección de transmisión sexual?

Escala?

Tomando en el recipiente de un enfermo de SIDA ___

Estableciendo relaciones sexuales desprotegidas con un seropositivo ___

Por picadura de insectos ___

De la madre enferma de SIDA al feto ____

Mediante el beso ___

Por sentarse en servicios sanitarios ___

Indicador: Conocimientos de las adolescentes sobres Acciones a realizar ante sospecha de haber contraído una Infección de transmisión sexual antes y después de la intervención.

Descripción? Por cientos de adolescentes que respondieron de forma adecuada e inadecuada antes y después de la encuesta.

Pregunta 5: b. d. Valor de cada inciso 10 puntos.

Cada pregunta se evaluó por separado de la siguiente forma:

Preguntas 1 y 2 Sobre las infecciones de transmisión sexualque conoce y los síntomas de una infección de transmisión sexual.

adecuado: 12 puntos o más.

inadecuado: menos de 12 puntos.

Pregunta 3: Marcar las medidas para evitar contraer una infección de transmisión sexual.

- adecuado: 15 puntos o más.

-inadecuado: menos de 15 puntos.

Preguntas 4: Acciones que tomarías si enfermaras de una infección de transmisión sexual:

-adecuado: 5 puntos o más.

-inadecuado: menos de 5 puntos.

Pregunta 5: Formas de contraer el VIH/SIDA

-adecuado: 10 puntos.

-inadecuado: menos de 10 puntos.

Al finalizar se realizó la suma de todas las respuestas positivas y se clasificaron los conocimientos de:

-Adecuados. Si obtuvo 70 puntos o más.

-Inadecuados. Si obtuvo menos de 70 puntos.

Fase De Intervención.

De acuerdo al diagnóstico de conocimos que presentaban las féminas adolescentes y para dar salida al objetivo número dos se realizó la intervención educativa, mediante la aplicación de un programa de clases a las adolescentes (anexo 4) de 24 horas de duración, durante 3 meses distribuidas en 8 horas por mes, 2 horas por semana.

Los temas que se impartió fueron los siguientes:

Tema # 1. Introducción

Tema # 2. Adolescencia.

Tema # 3. Salud sexual y reproductiva.

Tema # 4. Sexo seguro.

Tema # 5. Respuesta sexual humana.

Tema # 6. Infecciones de Transmisión Sexual.

Tema # 7. Moniliasis, trichomoniasis y herpes genital.

Tema # 8 Clamidia, Blenorragia y Papiloma virus humano.

Tema # 9. Sífilis, VIH/SIDA.

Tema # 10. Vías de transmisión de las Infecciones de Transmisión Sexual.

Tema #11. Prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual.

Para la aplicación del programa se utilizaron técnicas participativas (Anexos 5) y clases de grupo, además de vídeos relacionados con los temas.

Cada reunión de grupo tuvo las siguientes características:

La primera reunión tuvo además una característica peculiar: el encuadre.

Encuadre: Es la orientación clara y precisa de las características y el contenido que tendrá el trabajo grupal y donde se precisaron además las funciones del moderador y los participantes.

Caldeamiento: Contribuye a crear un clima psicológico necesario para empezar a trabajar, eliminar tensiones, desinhibirse y crear lazos afectivos entre los miembros del grupo.

Ronda inicial: Es donde el grupo retoma los aspectos tratados en la reunión anterior para integrarlos en la nueva actividad.

Planteamiento temático: Consiste en la presentación del tema que se va a trabajar, a partir de las reflexiones, sentimientos e inquietudes expresadas por el grupo, lo que permite elaborar una devolución que no es más que exponer una explicación a las inquietudes manifestadas por el grupo y donde se ofrecen pautas generales para comprender la temática discutida.

Cierre o despedida: Se hace mediante un juego o despedida. Ej. Un gran abrazo.

Para dar salida al objetivo número tres:

Pasado seis meses de la intervención se repitió la encuesta exploratoria con las mismas características de su calificación y se evaluaron las modificaciones de los conocimientos.

Fase de evaluación

Para dar salida al tercer objetivo se realizó la evaluación de intervención educativa, aplicando nuevamente la encuesta exploratoria donde se encontró una respuesta positiva después de haber aplicado el programa de clases y de esta forma se logro modificar los conocimientos sobre infecciones de transmisión sexual.

Para el análisis de los hallazgos encontrados se tuvo en cuenta la aplicación de la encuenta inicial, donde se considero como adecuado aquellos que sus resultados fueran del 70 y más puntos; e inadecuados por de bajo de 70 puntos.

Criterios de evaluación de la intervención.

Buena: incremento del nivel de conocimientos (cambio de no adecuado a adecuado) de más del 70 %.

Regular: aumento del grado de conocimientos (cambio de no adecuado a adecuado) de 50 a 70 %.

Mala: elevación del nivel de conocimientos (cambio de no adecuado a adecuado) de menos del 50 %.

BIOÉTICA:

El consentimiento informado se realizó por escrito, a todas las adolescentes en estudio, dando a conocer la importancia del estudio, su trascendencia y aclarando la total privacidad en la obtención, manejo y archivo de datos. Dicha planilla aparece en el (Anexo 1) y fueron firmadas por las adolescentes antes que aceptaran colaborar con la investigación. Las participante tiene derecho a que se explique el propósito del mismo y se les informará sobre los resultados obtenidos

- Políticas públicas: coincide con el rumbo actual de la política del gobierno bolivariano de acercar la atención médica a los segmentos de menores recursos que fueron excluidos durante mucho tiempo. Además de constituir un intento de fortalecer el nivel primario de atención, lo cual es compatible con el modelo de gestión que se preconiza actualmente en el mundo. Como garantía de ello el investigador solicitó la autorización a la dirección de la Misión Barrio Adentro.

- Factibilidad: su ejecución fue posible porque su costo de realización fue bajo y se contó con los recursos materiales y humanos para llevarlo a cabo.

- Competencia: La autora es especialista de Medicina General Integral por lo que tiene la capacidad para realizar el estudio.

Técnica y procedimiento.

-De recolección de la información.

Se realizó una amplia y profunda revisión bibliográfica del tema, para lograr un óptimo grado de validez científica, en diferentes instancias de salud, se utilizó material obtenido por Infomed, Internet, Las encuestas fueron realizadas cara a cara por la autora con las adolescentes participantes en el estudio, lo que garantizó la uniformidad en los resultados.

-De procesamiento de la información.

La información obtenida se procesó mediante el sistema estadístico EPINFO 6, utilizándose frecuencias absolutas y el porcentaje como medida de resumen, realizado con un microprocesador Pentium IV.

Los resultados obtenidos se presentaron en cuadros de contención simples y de doble entrada.

-De análisis y síntesis.

Se procedió al análisis de toda la información obtenida, realizando cuando fueron posibles las comparaciones con otros estudios similares y con la bibliografía consultada, llegándose a conclusiones y emitiendo la recomendación pertinente.

Análisis y discusión de los resultados

La adolescencia, más que una etapa de transición, incluye cambios de tipo biológico y psicológico que la enmarcan como una etapa evolutiva humana. Algunos autores, por sus matices según las diferentes edades la dividen en 2 ó 3 etapas evolutivas.

El grupo objeto de estudio para la realización de la presente investigación estuvo constituido por adolescentes del sexo femenino, con un universo de 25, en edades que oscilan entre 14 y 18 años.

Donde planteamos en el cuadro número 1. La distribución de las adolescentes según edad y su estado civil, en las féminas encuestadas para determinar sus conocimientos sobre Infecciones de trasmisión sexual, teniendo en cuenta que la educación sexual debe ser entendida como educación para el ejercicio de la sexualidad comprendida esta como las expresiones afectivas, ideológicas, éticas y filosóficas, derivadas del hecho biológico del sexo y vinculadas al género. (3).

Para que la educación de la sexualidad sea constructiva y propicie expresiones libres y responsables de las personas además de salud, bienestar y responsabilidad frente a la reproducción, debe promover derechos en el ámbito del ejercicio de la sexualidad. (28).

Teniendo diferentes grados de escolaridad y semejantes características socio – culturales es de señalar que no se tomaron por debajo de estas edades de 14 años y por encima de 19 de las adolescentes por existir en nuestro círculo. No se tomaron por debajo de estas edades de 14 años y por encima de 19 de las adolescentes por existir en nuestro círculo.

CUADRO NÚMERO 1. Distribución de Conocimientos sobre Infecciones de Transmisión Sexual según Edad y Estado Civil. Municipio Guanta, 2009

Edad Estado Civil
Casado Soltero Unión Estable Total
N % N % N % N %
14 1 33.3 2 16.66 2 20 5 20
15 0 0 3 25 1 10 4 16
16 0 0 3 25 1 10 4 16
17 0 0 2 16.66 3 30 5 20
18 2 66.6 2 16.66 3 30 7 28
Total 3 100 12 100 10 100 25 100

Fuente: encuestas

En elcuadro anterior cuadro se observa un predominio de los adolescentes de 18 años, que constituyen el 28 % (7 adolescentes) Las diferencias no constituyen valores notables ya que la distribución absoluta de los encuestados según grupos de edad son similares y expuestas en la selección de la muestra que es pequeña.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) en una reseña de 19 estudios realizados, encontró un predominio de los adolescentes menores de 15 años (66).

El Genius Stopher, concuerda con el presente estudio al encontrar un predominio de los adolescentes de 18 años. (67)

La escolaridad del individuo influye directamente en la percepción de los fenómenos, al dotarlo de medios para comprenderlos y modificarlos en beneficio propio y/o colectivo. (65)

Los adolescentes son un gran grupo de la población que sigue cada día en aumento. En la actualidad una de cada 5 personas en el mundo se encuentra en la etapa de la adolescencia. Más de la mitad de la población mundial tiene menos de 25 años y en gran parte, las necesidades referentes a la salud reproductiva de este grupo han sido negadas o han sido tratadas como un aspecto indistinguible de los problemas de salud infantil.

Se ha descrito en Guatemala algunas características socioculturales asociadas a enfermedades de transmisión sexual entre los que se enumeran los comportamientos de riesgo, la inequidad de géneros, la violencia sexual, el machismo y la falta de autonomía de las mujeres para tomar decisiones sobre su sexualidad, así como el déficit de accesos a los servicios de prevención (66,67).

Luego de realizado el estudio se pudo observar que de todos los estudiantes que participaron solo 3 de ellos eran casados. Pero del grupo correspondiente con estado civil casado, el 12 % (2) para un 66.66% sabían lo que son las infecciones de transmisión sexual. Y en cuanto a los solteros 5 de ellos que representa el 41,66% sabían lo que son las infecciones de transmisión sexual, y el 68% no sabían sobre el tema. Esto permite inferir que la condición de casado favorece el conocimiento sobre las infecciones de transmisión sexual. Coincidiendo con Rivas en su estudio donde predominaban los adolescentes solteros con un por ciento mucho mayor del 88.8%. (68) Así mismo vemos la correspondencia de los resultados con los encontrados por Mestanza en su estudio realizado en Lima Perú, con un grupo de adolescentes, donde la mayor parte de los encuestados corresponden al sexo femenino (69).

Todos estos cambios hacen que la sexualidad en esta etapa se consolide, es aquí donde más del 75% de los jóvenes inician su vida sexual (1), lo cual conlleva a que se tenga percepción del riesgo de contraer una Infección de Transmisión Sexual, motivo por lo cual el 60% de los adolescentes que aceptaron participar en el estudio, en busca de información, pertenecen a la etapa tardía de la adolescencia.

El predominio de estas edades en la muestra considero se deba a las características propias de la etapa tardía de la adolescencia, que comprende entre los 16 y 19 años, donde se logran alcanzar las características sexuales del adulto, además en esta fase hay tendencia a sustituir el grupo por la relación de pareja, el adolescente logra un mejor control de los impulsos y los cambios emocionales son menos intensos, al tiempo que disminuye la ambivalencia y el egocentrismo. La adquisición del pensamiento abstracto del adulto le permite desarrollar un sistema de valores propios; ya establece una identidad personal y social, sin embargo aún no comprenden que la relación sexual es algo más que lo relativo a las relaciones íntimas, algo más que el coito, esto será comprendido en etapa posterior. (16)

Todos estos cambios hacen que la sexualidad en esta etapa se consolide, es aquí donde más del 75% de los jóvenes inician su vida sexual (1), lo cual conlleva a que se tenga percepción del riesgo de contraer una Infección de Transmisión Sexual, motivo por lo cual el 60% de los adolescentes que aceptaron participar en el estudio, en busca de información, pertenecen a la etapa tardía de la adolescencia.

Actualmente se ha producido un adelantamiento en la edad en cuanto al inicio de establecer unión matrimonial. Aunque en Venezuela existe una precocidad más en las hembras que en los varones (70).

Por su parte el sexo femenino es más entusiasta y espontáneo para la realización de actividades grupales, lo cual coincide con los resultados del Dr. García y la Dra. Vidal. (71, 72)

Es importante destacar que la condición de estado civil soltero favorece a las conductas sexuales promiscuas donde el cambio de parejas con frecuencia es muy acostumbrado, sobre todo para los del sexo masculino, ya que uno de los grupos poblacionales mas afectados en cuanto a las infecciones de transmisión sexual lo constituyen los jóvenes solteros, pues es aquí donde se ha detectado un mayor número de casos. Debido a que cuando existe un mayor número de parejas sexuales, mayor es el riesgo de infecciones de transmisión sexual; sobre todo cuando existen más de 6 compañeros sexuales en el último año. Estudios recientes señalan que en la actualidad un mayor porcentaje de adolescentes solteros tienen más de 6 parejas sexuales en el último año (70,71).

En comparación con otros estudios a nivel internacional, nuestros resultados son similares.

En un estudio realizado en el Hospital Militar Clínico-quirúrgico Docente "Dr. Octavio de La Concepción de la Pedraja, en Camagüey. Cuba sobre información sexual en un grupo de adolescentes, se demostró que 250 estudiantes, 248 (99,2%) eran solteros pero que poseían conocimientos sobre las infecciones de transmisión sexual, en comparación con sólo 2 estudiantes eran casados y estos no poseían conocimientos sobre las ITS. (73)

En nuestro trabajo podemos expresar que el estado civil casado favorece que los adolescentes tengan conocimiento sobre las infecciones de transmisión sexual posiblemente debido a que se encuentran con parejas estables, y aumenta su preocupación en cuanto a medidas de prevención, conductas riesgosas, esto conlleva a elevar su nivel cognitivo respecto a este tema.

La escolaridad del individuo influye directamente en la percepción de los fenómenos, al dotarlo de medios para comprenderlos y modificarlos en beneficio propio y/o colectivo.

CUADRO NÚMERO 2- Distribución de adolescentes según escolaridad. Municipio Guanta, 2009

Escolaridad No %
Iletrado 0 0
Primaria sin Terminar 4 16
Primaria Terminada 3 12
Secundaria sin Terminar 9 36
Secundaria Terminada 2 8
Bachiller sin Terminar 6 24
Bachiller 1 4
Total 25 100

Fuente: encuestas

En el cuadro 2 se detallan las adolescentes según escolaridad, percibiéndose que predominan la secundaria sin terminar, los que representan el 36% (9 adolescentes), y sólo el 4% (1 jóvenes) ha terminado el bachiller, y para resaltar 4 adolescentes (16%) no han culminado la enseñanza primaria; en sentido general no hay correspondencia entre la edad y la escolaridad, ya que solo el 24% de las jovencitas han terminado la secundaria, aunque muchas de ellas continúan estudiando pero no han vencido aún el siguiente nivel escolar, pero de todas formas esto facilitará en este grupo la posterior aplicación de un programa educativo para promover salud sexual, mediante el establecimiento de estilos de vida saludables en lo referente al tema de la sexualidad, es de gran importancia para la prevención de las enfermedades que nos ocupan en la presente investigación.

En el trabajo de intervención realizado por el Lic. Yoisel podemos plantear que su estudio tiene similitud con nuestro trabajo, en el nivel de escolaridad se observa, que existe un predominio de la secundaria sin terminar con el mayor número de casos, por lo que muestra un nivel educacional medio a bajo del grupo en estudio. (74)

Según plantea la Dra. Yindris, (75) en Guatemala, es su estudio predominaron las féminas adolescentes con secundaria sin terminan coincidiendo con nuestro estudio, Se relacionó esta distribución con el hecho de que, por sus costumbres, estas son edades a las que comienzan a establecerse vínculos matrimoniales tanto en muchachos como en muchachas, que frecuentemente conllevan al abandono del estudio por el surgimiento de otras responsabilidades como la concepción y crianza del 1er hijo, lo cual tiene un mayor impacto en el sexo femenino como es lógico, coincidiendo esto con lo descrito por autores latinoamericanos (76,77). Este se convirtió en un elemento más que, demostrado someramente con estos datos, explicó la necesidad de realizar esta intervención para brindarle a este grupo de adolescentes los conocimientos sobre anticoncepción que les permitan responsabilizarse con esos nuevos roles en su vida sin abandonar su desarrollo intelectual y personal.

En estudio realizado por la Dra. Elida en la Parroquia Las Delicias, municipio Girardot, Estado Aragua donde predominó la secundaria sin terminar a pesar que estado ha realizar programas para elevar el nivel de escolaridad. (78)

Esto también esta dado a que las féminas comienzan su actividad sexual antes que los del sexo masculino, se buscan compañeros sexuales con más experiencias que ellas, por ende con mayores probabilidades de tener infecciones y su aparato genital biológicamente es más vulnerable por sus características propias. Siendo una de la causa más elevada de deserción escolar en el país entre las adolescentes debido al inicio temprano de las relaciones prematrimoniales.

CUADRO NÚMERO 3- Distribución de las adolescentes según la evaluación de las encuestadas sobre los tipos de ITS antes y después de aplicada la intervención. Municipio Guanta, 2009

EVALUACION ANTES DESPUÉS
N % N %
ADECUADO 5 20 24 96
INADECUADO 20 80 1 4
Total 25 100 25 100

fuente: encuestas

El conocimocimientos previo sobre los tipos de Infecciones de Transmisión Sexual es un elemento importante como medio para prevenir dichas infecciones.

Con relación a este aspecto como se observa en el cuadro 2, antes de la intervención, de manera global, predominaron los conocimientos inadecuados, 20 adolescentes para un 80%, sólo 7 respondieron de forma inadecuada (28%). Posterior a la intervención se obtuvo una modificación favorable de los conocimientos, con 24 mujeres adolescentes que obtuvieron respuestas evaluadas de adecuadas, para un total de 96%.

Es necesario aclarar que las adolescentes no conocían adecuadamente las características de dichas infecciones, o sea, las conocen por los nombres, pero en realidad no las saben identificar.

Enorgullece conocer como después de aplicado el programa de clases los adolescentes incorporan a sus conocimientos estas temáticas, con respuestas acertadas que denotan dominio del tema, ya que lograron responder adecuadamente en su totalidad después de la intervención y que primeramente contaban con los peores resultados.

Algunos autores plantean que las infecciones de transmisión sexual más conocidas por los adolescentes antes de aplicar un programa educativo son la Blenorragia, el SIDA y la Sífilis, variando significativamente después de la aplicación de los mismos; resultado que concuerda con el nuestro. (75)

En estudios realizados en Canadá, tanto los varones como las hembras, mostraron preocupación por el SIDA, sin embargo hubo poca preocupación acerca de otras enfermedades de transmisión sexual, sin tener en cuenta cuan prevalentes o serias pueden ser éstas. (79,80)

En un estudio similar se encontró en el trabajo realizado por Genuis Stopher, que el mayor nivel de conocimiento era acerca del VIH/SIDA, las demás patologías fueron notablemente desconocidas. (66)

Como se puede apreciar en el cuadro No 4 se hace una distribución de las adolescentes sobre la evaluación de los síntomas de las infecciones de transmisión sexual donde es importante que las adolescentes además de caracterizar los tipos de infecciones de transmisión sexual conozcan los síntomas que pueden anunciarle la presencia de las mismas, como medida efectiva para identificarlas.

CUADRO NÚMERO 4- Distribución de adolescentes según la evaluación de los adolescentes sobre los síntomas de las Infecciones Trasmisión Sexual antes y después de la intervención. Municipio Guanta, 2009

EVALUACION ANTES DESPUÉS
N % N %
ADECUADO 3 12 22 88
INADECUADO 22 88 3 12
Total 25 100 25 100

Fuente: encuestas

Como se observa en el cuadro anterior antes de la intervención predominaron las respuestas inadecuadas con 22 adolescentes para un 88%. Luego de la intervención los hallazgos fueron elocuentes, con un incremento de los porcentajes de las respuestas adecuadas fue importante para un 88% contra un 12% respectivamente después de aplicar el programa de clases siendo significativo estadísticamente para p<0,05, logrando en sentido general incorporar conocimientos acerca de otros síntomas que desconocían de las Infecciones de Transmisión Sexual.

El desconocimiento que presentan los adolescentes acerca de los síntomas de las Infecciones de Transmisión Sexual pone en evidencia la importancia de incrementar los programas de comunicación apropiados para el contexto local.

En el estado Zulia, Venezuela, el Dr. Díaz halló que solo el 30% tenían conocimientos ciertos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual. (88)

Nuestro trabajo coincide con el estudio realizado por la Dra. Dunia donde plantea que en su investigación obtuvo un el 69.5% de su población objeto de estudio, el conocimiento sobre los síntomas de las ITS, fue bajo, y al terminar la intervención se alcanzó una alto nivel de conocimiento. (89)

Es importante aclarar que el nivel de conocimiento sobre las infecciones de transmisión sexual es bajo entre la adolescencia, lo cual se debe a la pobre educación que se ha brindado a niños y adolescentes, por los educadores y padres son los máximos responsables de modificar esta problemática.

En el cuadro número 5 donde se presentan una distribución de las adolescentes según la evaluación de las adolescentes sobre las medidas de prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual, donde es importante resaltar que las informaciones educativa sobre las ITS y VIH-SIDA, así como cualquier otro tipo de información sobre la salud, se debe brindar a los alumnos un sentimiento positivo de control sobre sus vidas. Para ello es fundamental crear un ambiente en el que puedan expresarse y participar sin ningún problema, un ambiente de las comunicaciones abierta y franca.

La finalidad de educar sobre ITS y Sexualidad, no es atemorizar, sino más bien responsabilizar. Debe evitarse identificar, por ejemplo, las relaciones sexuales con enfermedad o muerte.

CUADRO NÚMERO 5- Distribución de las adolescentes según la evaluación de las adolescentes sobre las medidas de prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual antes y después de la intervención. Municipio Guanta, 2009

EVALUACION ANTES DESPUÉS
N % N %
ADECUADO 7 28 24 96
INADECUADO 18 72 1 4
Total 25 100 25 100

Fuente: encuestas

Con relación a las medidas de prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual, se pudo analizar que 18 de las jóvenes reflejó el de mayor desconocimiento con relación a la temática (72%). Al finalizar la intervención se logró modificar favorablemente los conocimientos, la variación donde se lograron manifestarse adecuadamente la encuesta después de aplicado el programa de clases, siendo significativo estadísticamente.

Finalmente se logró que un total de 24 de las adolescentes (96%), casi la totalidad, respondieron adecuadamente la encuesta después de realizada la intervención.

Las Infecciones de Transmisión Sexual aumentan amenazantemente y el SIDA junto a ellas. Muchos jóvenes consideran que porque una persona parezca honesta y sana no puede ser portadora de la enfermedad y se entrega a la relación sexual sin ninguna protección. Nunca se sabe con quien tu pareja pudo haber tenido un contacto que lo contagiara. El uso del condón es la mejor garantía para disfrutar un sexo seguro, sin riesgo y sin que por su uso se demuestre que no se ama o que resta placer. (90.91)

Estos resultados coinciden con similar estudio realizado en Santiago de Cuba por la Dra. Vidal, (76) a pesar de existir en Cuba un programa de Educación Sexual que trabaja directamente en las comunidades y en estrecho vínculo con la atención primaria de salud.

Estos datos coinciden con la literatura revisada. (91) En estudios realizados por la Dra., Elida que el condón como medida de prevención era atizado por el 46.7% en los adolescente estudiados como el método mas efectivo, al igual que las relaciones estables. (74)

No presentando igual similitud en el estudio realizado por el Dr. Mestanza, (69) donde solo el 30.6 % usarían el condón para evitar las ITS, y el 26.7% una pareja estable y el 50% de las adolescentes mostraron una actitud pasiva,

En España refiere algunos que el condón es el método anticonceptivo mas usado con su ventaja añadida de evitar las ITS.

Rivas y Otros en su estudio sobre ITS y Embarazos encontró que 19.17% de los varones no usaban el condón de igual forma las féminas no se lo exigían, refiriendo que su uso reduce la incidencias de las ITS. (68)

En estudios realizado por la Dra. Flor, sobre medidas de prevención, que el 85 % de los adolescentes conoce las diferentes medidas de prevención entre ellas el preservativo o condón pero no lo práctica, no coincidiendo con nuestro estudio.

Nuestro trabajo tiene similitud con los estudios de la Dra. Elida donde refiere el hecho de múltiples compañeros sexual, en lugar de una pareja estable como un factor de riesgo para la adquisición de una ITS. (74)

Según plantea Castelazo, en su trabajo que los adolescentes son típicamente reacios a considerar que su pareja pueda tener una infección venérea y carecen de información necesaria sobre este tema, por lo que se niegan a usar el condón aunque reconocen que en una medida de prevención para contraer las ITS, por lo que no coincide con nuestro trabajo.

CUADRO NÚMERO 6- Distribución de las adolescentes según la evaluación de sobre las acciones a realizar ante sospecha de haber contraído una Infección de Transmisión Sexual antes y después de la intervención. Municipio Guanta, 2009

EVALUACION ANTES DESPUÉS
N % N %
ADECUADO 2 8 25 100
INADECUADO 23 72 - -
Total 25 100 25 100

Fuente encuestas

La conducta a seguir en caso de contraer una infección de transmisión sexual es fundamental para evitar la proliferación de las mismas y cortar la cadena de transmisión.

En los datos del cuadro 6, se observa el desconocimiento para una adecuada conducta a seguir en caso de contraer una Infección de Transmisión Sexual. Antes de la intervención prácticamente la totalidad de las encuestadas demostraron conocimiento con relación al tema (8%). Después de aplicado el programa de clases se adquirieron nuevos conocimientos y alternativas para su vida futura y se observó que todas las jóvenes respondieron de forma adecuada,

Nuestra investigación se relaciona con el trabajo realizado por Guerrero, donde los adolescentes de su estudio dieron una respuesta incorrecta ante las acciones a realizar ante sospecha de haber contraído una Infección de Transmisión Sexual donde plateaban no informarles a sus parejas pasadas o futuras que sospechas haber contraído una ITS.

Sin embargo, en los estudios realizador por la Dra. Elidas los adolescentes si respondieron de forma adecuada refiriendo que asistirían al médico ante la sospecha o presencia de la enfermedad, y le pedirían ayuda a sus padres, sólo un pequeño grupo llevarían a su pareja al médico por lo que tienen similitud con los conocimientos de las féminas de nuestro círculo de adolescentes ante de intervención educativa. (74)

CUADRO NÚMERO 7- Distribución de las adolescentes según la evaluación de los adolescentes sobre las formas de contraer el SIDA antes y después de la intervención.

EVALUACION ANTES DESPUÉS
N % N %
ADECUADO 5 20 25 100
INADECUADO 20 80 - -
Total 25 100 25 100

Fuente: encuestas

La adolescencia es una etapa de la vida humana en la cual persisten con fuerza ignorancias y prejuicios. Las vías de transmisión de muchas infecciones de transmisión sexual, como VIH/SIDA, quizás sean las más difundidas por los diferentes medios de educación comunitaria, sin embargo los adolescentes en su gran mayoría desconocen este tema.

La autora considera oportuno destacar que aún existen jóvenes que plantean la transmisión del VIH/SIDA a través del beso u otras formas de contacto personal, entre los que piensan así hay un predominio del sexo femenino en nuestra comunidad. Reconocer como principal vía de transmisión de esta enfermedad las relaciones sexuales desprotegidas se denota después de la intervención, cuando el 100% (25 de las jóvenes) adquieren estos conocimientos.

La prevalecía de Infección de Transmisión Sexual; comúnmente reportadas entre las muchachas adolescentes sexualmente activas tanto con síntomas del tracto genital bajo como sin ellos, incluyen chlamydia trachomatis (10% a 25%), gonorreas de Neisseria (3% a 18%), sífilis (0% a 3%), trichomonas vaginales (8% a 16%), y el virus del herpes simple (2% a 12%). Entre muchachos adolescentes sin síntomas de uretritis, las tasas aisladas incluyen C. trachomatis (9% a 11%) y gonorreas de N. (2% a 3%).

Estudios realizados en Ecuador, revelan que el 54% de los jóvenes entrevistados pensaban que se puede adquirir el VIH/SIDA por asientos de inodoros y el 17% de ellos, pensaban que se puede adquirir el virus por medio de un apretón de manos. (92.93.94.95)

En estudio realizado por López Pérez (81) con una muestra de adolescentes atendidos en dos consultorios del médico de la familia, encontrando que 59 de ellos no tenían adecuada educación sexual, después de incorporados al círculo de adolescentes esta situación se modificó considerablemente, lo que evidencia la utilidad de las técnicas grupales, ya que el proceso de adquisición de conocimiento, se relaciona con procesos correctores y da cuenta de un imaginario grupal en dicho proceso que apunta a la transformación, el crecimiento y el protagonismo de los sujetos de grupo. (96,97)

Por el contrario los varones inician precozmente sus relaciones íntimas, quizás por la influencia de la tradición de estimular la hombría, por lo que los lleva a interesarse por el conocimiento de los aspectos de la sexualidad, en especial las Infecciones de Transmisión Sexual. (96)

Se encontró también que las adolescentes tienen unas concepciones erradas, tabúes y prejuicios en relación con los temas abordados en esta investigación.

Dada la ausencia de vacunas y medidas curativas promisorias, la factibilidad de combatir las Infecciones de Transmisión Sexual y el SIDA, radica enteramente en la modificación de la conducta individual a través de la educación y de prácticas de prevención eficaces. (91.96)

Cuadro # 8. Nivel de conocimientos de las adolescentes sobre la conducta ante una ITS, antes y después de la intervención. Consultorio popular Los Cocalitos. Guanta. 2009.

EVALUACION ANTES DESPUÉS
N % N %
ADECUADO 2 8 25 100
INADECUADO 23 72 - -
Total 25 100 25 100

Los resultados en el cuadro # 8 reflejan el poco conocimiento de las ITS, donde el grupo estudiado manifestaron que las ITS no formaban parte de las enfermedades que se transmiten por contacto sexual, la intervención proporcionó un cambio significativo en el conocimiento sobre el tema. (90, 94)

En este estudio además se logró reflexionar sobre las principales vías de transmisión, y las medidas de prevención, se logró formar valores como la responsabilidad y la honestidad muy presentes en cada encuentro del programa educativo.

Las adolescentes llegaron a conclusiones durante la aplicación del programa educativo, que para ellas lo más importante es estar bien informadas sobre las ITS en general, sus causas, manifestaciones clínicas más frecuentes, tipos de infecciones, incluso hasta lograron profundizar en los posibles tratamientos y procedimientos a seguir una vez que se presente algún síntoma. De este programa quedó la satisfacción de hacer extensivo este programa a las comunidades aledañas para evitar los contagiados por desinformación en este país que se esfuerza por dar un cambio cualitativo en educación y salud.

Cuadro # 9. Nivel global de conocimientos de las adolescentes sobre las ITS, antes y después de la intervención. Consultorio popular Los Cocalitos. Guanta. 2009.

EVALUACION ANTES DESPUÉS
N % N %
ADECUADO 3 12 24 96
INADECUADO 22 88 1 4
Total 25 100 25 100

Al concluir el estudio se pudo apreciar que el nivel global de conocimiento sobre las Infecciones de Transmisión Sexual al inicio era deficiente, como se aprecia en el cuadro anterior, predominando las respuestas inadecuadas, en los aspectos incursionados. Una vez aplicado el sistema de clase mediante los diferentes métodos de enseñanzas utilizados, se evidenció que el nivel de conocimiento en las adolescentes se elevó a un 96 %, demostrándose que la efectividad de la estrategia de intervención fue del 84 %, considerándose de buena.

Sin dudas podemos argumentar que los resultados alcanzados en la estrategia de de intervención fueron buenos en relación al diagnóstico obtenido al inicio del estudio, donde predominaron las respuestas inadecuadas debido al bajo nivel de conocimiento de las ITS.

Según la literatura revisada del Lic. Segura Olano plantea que, al comenzar a hablar de relaciones sexuales, los adolescentes la mayoría de las veces la información que poseen sobre el conocimiento sexual, sus normas y valores es falsa, lo que los hace doblemente expuestos, por los erróneos conceptos sobre la probabilidad de quedar infectados y por la predisposición biológica que les da la inmadures de sus órganos reproductores.

La adolescencia enmarca una serie de cambios y bruscas transiciones, donde se toman las primeras decisiones definitorias y se aprende a asumir el mundo, haciéndola para ambos sexos una etapa muy difícil.

A pesar de que las conductas de riesgo no reflejan más que una de las características de este grupo, su verdadera magnitud, está en el incremento significativo de las ITS, afectación que ha experimentado un incremento que constituye actualmente un problema de salud. Estos hallazgos encontrados en dicha literatura coinciden con los resultados de la investigación presentada. 97

Conclusiones:

  • En el estudio predominaron las adolescentes de 18 años, aquellas con estado civil soltero y nivel de escolaridad secundaria sin terminar.
  • La efectividad de la intervención educativa sobre Infecciones de Transmisión Sexual, aplicada a las adolescentes del consultorio popular Los Cocalitos del municipio Guanta, fue buena, al considerar que la misma incrementó en un 84 % el nivel adecuado de conocimientos de las adolescentes sobre las Infecciones de Transmisión Sexual en las adolescentes

Recomendaciones:

  • Dar a conocer los resultados de esta investigación a las autoridades de salud del municipio y el estado.
  • Extender el estudio a otras áreas de salud integral comunitarias para elevar el nivel de conocimientos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual en las adolescentes

Notas:

La autora es especialista en 1ºgrado en MGI. Los profesores instructores de este artículo es MSc. Roylmer Rodríguez Lores, Master en ciencias de Enfermería y Lázaro Alba.

Dedicatoria: A mis hijos Luís y Ernesto que estando presente cada día es el soporte de mi vida. A mi madre Alba que ha sabido engendrar en mí el fruto del amor al estudio, por su sencillez y ternura sin límite, por su ayuda inigualable, devoción y amor sin límites. A mis hermanos y mis sobrinos que son parte del maravilloso mundo de amor que mi madre creó para nosotros. A Venezuela. Al Municipio Guanta. A los adolescentes.

Dra. D. A. R

Referencias biliográficas

  1. Carey J C, Klebanoff M A, Hauth J C, et al. Metronidazole to prevent preterm delivery in pregnant women with asymtomatic bacterial vaginosis. N Engl J Med 2006; 342: 534-540. http://content.nejm.org/cgi/content/full/342/8/534 [consulta:25/1109]
  2. Faneite P, et al. Incidencia y factores prenatales en el embarazo de riesgo. Rev Obstet Ginecol Venez 2004; 60(4): 217-221.
  3. Mederos Ávila JA: Morbilidad materno perinatal por infección vaginal en gestantes. Reparto Sueño. [Trabajo de Terminación de Residencia] 2000. Policlínico "Armando García"; Santiago de Cuba.
  4. Gutiérrez Alfonso Dunia. Efectividad de la intervención educativa sobre infecciones de Transmisión Sexual en los adolescentes de los consultorios 25 y 26 del Policlínico Joaquín de Agüero y [Trabajo de Terminación de Residencia] 2000. Policlínico "Joaquín de Agüero"; Camagüey. Disponible en dunia[arroba]finlay.cmw.sld.cu [Consulta: 20/10/09]
  5. OPS. Un modelo de prevención primaria de las Enfermedades de transmisión Sexual y del VIH/SIDA en adolescentes. Rev. PANM Salud Pública, 2007; 10(2). 86 -94.
  6. Hoeprich Paul D. Resistencia frente a las infecciones. En: Tratado de enfermedades infecciosas: Editorial revolucionaria, 1982:46-51.
  7. Peraza Roque GJ, Pérez Delgada S, Figueroa Barreto Z. Factores asociados al bajo peso al nacer. Rev Cubana Med Gen Integr 2001; 17(5): 490-6. 17_11_09/MGI 14501.htm [consulta: 17/11/09]
  8. Infección vaginal por levaduras. <http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ spanish/ency/article/001511.htm> [consulta: 17/11/09]
  9. Saper DE. Infecciones genitourinarias y ETS. En Berek JS, Adashi E, Hillard PA. Tratado de Ginecología de Novak. España: Editorial Mc Graw-Hill Interamericana, 2004:429-35.
  10. Vaginitis. http://www.the-clitoris.com/spanish/html/s_vaginitis.htm [consulta: 17/11/09]
  11. Infección vaginal aumenta riesgo de aborto. http://www.iladiba.com/ [consulta:1711/09]
  12. Segura O, Yoisel. Estrategia de Intervención Comunitaria Sobre Conocimientos de las ITS. Comunidad Majibacoa, Las Tunas. Cuba. Citada 18 del marzo 2009. Disponible en: http://www.monografía.com. Accedido el 20 de noviembre del 2009.

Bibliografías consultadas.

  1. Cuba de la cruz M, Reyes Ávila R, Martínez Mahique P. Bajo peso al nacer y algunas entidades clínicas agregadas al embarazo. Rev Cubana Med Gen Integr 2002; 8(2): 106 – 10.
  2. Carey J C, Klebanoff M A, Hauth J C, et al. Metronidazole to prevent preterm delivery in pregnant women with asymtomatic bacterial vaginosis. N Engl J Med 2007; 342: 534-540. http://content.nejm.org/cgi/content/full/342/8/534 [consulta:25/03/07]
  3. Corey L, Adams HG Browm ZA, el at. Genital herpes simplex infection: clinical manifestations, course and complications. Ann Intern Med. 2003.
  4. Cucurull E, Espinosa LR. Gonococcal arthrtis. Rheum Dis Clin North Am.1998.
  5. Chapel Tithe signs and symptoms of secundary syphilis. Sex Trans Dis. 1980.
  6. Choukass NC, Tolo Pd. Condyloma cuminatum of the oral cavity. Oral Sueg. 2002.
  7. García-Jiménez E, Flores-Paz R, Arriaga Alba M, Rivera-Sánchez R. Estudio epidemiológico de la infección cervicovaginal. Rev. Hosp. Jua Méx. 2007; 64(4) 66-67. [Pág. Internet.] Prevención de ITS (Infecciones de TransmisiónSexual):Disponible en: www.actaodontologica.com/43_1_2007/prevencion_infecciones_transmision_sexual.asp – 64k. [consulta: 25/11/09]
  8. Goldemberg R L, Aut. J C, Andrews W W. Intrauterine infection and Preterm Delivery. N Engl J Med 2006; 342(20): 1500-1507. [consulta: 25/11/09]
  9. Egan M E, Lipsky M S. Diagnosis of Vaginitis. Am Fam Phys, 2005; 62(5): 1095-1104.
  10. Jams ID, Jhonson FF, Creasy RK. Prevención del parto pretérmino. Clin Obstet Ginecol Norteam 1991; 3:577 – 91. Edición Revolucionaria.
  11. Mc Donald H M, O¢Loughlin J A, Vigneswaran R, et al. Impact of Metronidazole therapy on preterm birth in women with bacterial vaginosis flora (Gardnerella vaginalis): a randomized, placebo controlled trial. Br J Obstet Gynecol 2006; 104:1391-1397.
  12. Manual Merck Diagnostico y terapéutica. 10ma edición. Editorial Harcourt Brace. España. (2002)
  13. Mertz GJ, Genital herpes simplex virus infections. Med Clin North Am. 2006.
  14. Pfeffer Frena, Lobatón Raquel, Reyes Leticia, Luna Andrea, Narcio Lourdes. Rotura Prematura de Membrana corioamniótica. Valor predictivo del estado de nutrición en Vitamina C y la infecciones. Formato de archivo: PDF/Adobe Acrobat. Vol. 16 Nº 1; Enero-Marzo 2002. [Disponible en] : www.inper.edu.mx/revista/pdf/Pr021-01.pdf [consulta: 25/11/09]
  15. Lockwood C J. Predicting premature delivery – No easy Task. N Engl J Med 2002; 346(4): 282-284. http://content.nejm.org/cgi/content/full/346/4/282 [consulta:25/11/09]
  16. Ronald A.Genital ulceration and clinical acumen.Clinc Infect Dis.1997.
  17. Sexually Transmitted Disease Treatment Guidelines. May, 2002. http://www.cdc.gov/STD/treatment/rr5106.pdf [consulta:21/11/09]
  18. Sexually Transmitted Diseases in America: How many cases and at what cost?. Dec, 1998. http://www. ashastd. org/pdfs/std_rep.pdf [consulta:17/03/09]
  19. Slokes HJ, Berran H, Ingraham NR. Modern Clinical Syphilogy. 3rd ed. Philadelphia: WB Saunders; 1994.
  20. Sobel JD.Candidal viulvovaginitis.Clin Obstet Gynecol.1993.
  21. Wikipedia, la enciclopedia libre. Concepto de Riesgo. Disponible en – [consulta: 20/10/09]
  22. Gerardo Soler Cedré. Por una cultura de la adolescencia y la juventud. Disponible en . [consulta: 20/10/09]
  23. Lanza Águila MR, Membeibre Toboada R, Soto Cantero A, Martín Llamas G. Impacto del programa Crecer en la Adolescencia. Rev. Cubana Med. Gen. Integr. 1999; 15 (1): 32-5.
  24. Lambertini Poggiolo, D. A (2005). El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida -SIDA- La Paz, Bolivia, la oficina regional para las Américas. Disponible en .
  25. Norma IR, Sterane DL. Bioestadística. Barcelona; Horcurt Brace; 1998 pág. 170-173,155.

Si te gustó este artículo, suscríbete gratis:

Suscríbete a nuestra revista, es muy fácil y seguro.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción.

Más de 24,400 suscriptores. ¡No te quedes fuera!



P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.