Conoce el café orgánico Grano de Terra

empaque-cafe-grano-de-tierra

Mucho hemos escuchado hablar de la comida orgánica y hoy en día suele ser un tema interesante en las pláticas y sobremesas con la familia y los amigos. El mundo orgánico es una tendencia que ha ido incrementando y que ha afectado de buena manera los hábitos de consumo a nivel mundial. Reflejo de esto […]

Precio justo para todos: nuevos horizontes de justicia en el Comercio Justo

Resumen

El presente artículo expone un análisis ético del proceso comercial del Comercio Justo, poniendo un especial énfasis en la posición y situación que ocupa el consumidor en este proceso. En él se analiza la necesidad y ventajas derivadas de la fijación de un "precio justo de venta" como criterio necesario para conseguir un Comercio Justo integral. En este sentido, se propone la inclusión de un Precio de Venta al Público (PVP) recomendado con el fin de conseguir un comercio más equilibrado y transparente que tenga en cuenta al consumidor, garantizando un comercio más justo para todos los agentes de la cadena comercial.

La idea de comercio implica en sí misma todo el proceso de compra, venta o intercambio desde el productor hasta el consumidor. Sin embargo, ni en la definición de Comercio Justo1 acordada por las grandes redes internacionales de Comercio Justo2, ni en los criterios de Comercio Justo establecidos por las dos principales organizaciones internacionales certificadoras de Comercio Justo3, hallamos mención o criterio alguno referente al último paso de la cadena comercial: la venta al consumidor. De este modo, el Comercio Justo avala "un mejor trato"4 para los productores, entre lo cual se incluye: precios que cubran sus costes de producción sostenible, una prima en el precio que puede ser invertida en proyectos de desarrollo social, económico y medioambiental, disponibilidad de prefinanciación, relaciones comerciales a largo plazo, condiciones de producción y comercio consideradas social y económicamente justas, así como medioambientalmente responsables, entre otras5.

Asimismo, garantiza la ausencia de trabajo infantil y la igualdad de género en la producción6. Los productores son, en este sentido, beneficiados por las ventajas del Comercio Justo, siempre y cuando, se comprometan a respetar los criterios de producción exigidos, en una relación de quid pro quo donde existen beneficios y obligaciones que deben ser cumplidas.7

El Comercio Justo garantiza por tanto que el producto ha sido elaborado por los productores y adquirido por la importadora de Comercio Justo cumpliendo unos criterios de "justicia". Sin embargo, la cadena comercial no acaba en la importadora de Comercio Justo, sino que continúa a través del minorista hasta la venta final al consumidor. ¿Qué criterios de "justicia" ofrece el Comercio Justo en relación a la venta del producto por parte del distribuidor minorista al consumidor? En principio, ni la definición ni los criterios del Comercio Justo tienen en cuenta esta relación inmersa en la cadena comercial.8 ¿Pero acaso la anterior relación comercial no forma parte del comercio de un producto? Es claro que sí. Por tanto, el Comercio Justo, tal y como está concebido en la actualidad por las grandes organizaciones internacionales de Comercio Justo, no estaría garantizando un comercio justo en la práctica, sino una "adquisición justa" al productor, lo cual es fundamental y loable, pero no responde a la integridad del concepto.

Impactos de la crisis sobre el comercio justo

El Comercio Justo en España, como movimiento económico y social, ha sufrido impactos de distintas maneras por la crisis. En 2010, y según el informe elaborado por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ), la facturación en España de estos artículos alcanzó los 22’5 millones de euros. Esto supone un 24% más respecto a 2009 […]

Apropiación social de las Tecnologías de la información y comunicación por parte de las organizaciones cafetaleras de Chiapas, México

Manuel Castells en La Galaxia Internet plantea la pregunta ¿el uso de Internet significa una oportunidad de desarrollo para las organizaciones o una oportunidad para ampliar la colonización y dominación del mundo occidental sobre ellas?[1]. La pregunta resulta interesante cuando se analiza a las organizaciones de cafetaleros de Chiapas, en donde en un panorama de marginación social, económica y tecnológica (el 13% de la población chiapaneca es analfabeta y la densidad telefónica es un tercio de la nacional) unas cuantas organizaciones están en la vanguardia de los movimientos sociales mundiales; mientras que el resto sobrevive con los reducidos apoyos gubernamentales. Las organizaciones cafetaleras que han logrado apropiarse y controlar sus procesos de producción, pugnando por un nuevo modelo productivo que no dañe el ambiente, lo han hecho a partir de las relaciones que han logrado crear con los nuevos movimientos sociales mundiales.

Indudablemente que la tecnología y particularmente las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), pero también las de producción cooperativa orgánica han intervenido en estas transformaciones, ¿Pero que papel han desempeñado en ello?. El presente ensayo indaga sobre el papel de las TIC en estos fenómenos sociales y su apropiación por parte de las organizaciones cafetaleras. Así, se analiza como algunas organizaciones de cafetaleros han logrado apropiarse socialmente de las TIC y utilizarlas creando nuevos usos, tales como tomar contacto con otros, tomar conciencia de una identidad común, rescatar y proyectar la cultura campesina indígena a la cuál pertenecen la mayoría de los cafetaleros de Chiapas, pero sobre todo construir prácticas de información y comunicación para difundir una imagen no estereotipada de si mismas diferente de la emitida por los grandes medios de comunicación.

El documento esta integrado por siete apartados: en el segundo y tercero se aborda la contextualización del uso de Internet por parte de las organizaciones cafetaleras de Chiapas. En el cuarto apartado se hace una revisión del concepto de apropiación social de la tecnología; mientras que en el quinto apartado se aborda la metodología de análisis utilizada para estudiar dicha apropiación a través de lo que dejan ver los Portales en Internet que tienen las organizaciones cafetaleras de Chiapas. En el sexto apartado se presenta el resultado del análisis de dicha información y en el séptimo apartado se incluyen algunas conclusiones, por supuesto inacabadas, resultado del esfuerzo analítico que significo el presente ensayo.

1er Foro Nacional de Comercio Justo y Producción Orgánica

Foro Comercio Justo y Producción Orgánica

Un punto de encuentro para comercializadores, productores, consumidores responsables y todos aquellos que buscan alternativas en los mercados justos y orgánicos.

Hoy día, nuestro México enfrenta grandes desafíos a causa de las crisis económica, alimentaria y medioambiental. En el actual entorno económico los pequeños productores de café, granos, apicultores, artesanos y otros más se enfrentan a múltiples obstáculos para comercializar sus productos: como el coyotaje, precios por debajo de los costos de producción, baja competitividad en el mercado y prácticas desleales de transnacionales; dejándolos con pocas oportunidades de desarrollar ventas y obligándolos a migrar de sus tierras, lo cual tienen como consecuencia el abandono del campo, de sus familias y de tradiciones económicas, sociales y culturales, entre otras. Ante este panorama el trabajo y esfuerzo de organizaciones de productores de más de 30 años han permitido la creación de alternativas viables a estas problemáticas que ahora se ven reflejadas en el gran potencial de productos saludables y sustentables de un mercado justo y solidario.

Estas alternativas, además de buscar soluciones a las problemáticas de los productores, se han enfocado también en la utilización y promoción de prácticas de producción sustentables que contribuyan al cuidado del medio ambiente. Por su parte, El sistema de Comercio Justo en México (CJM) promueve sistemas de producción y procesamientos ecológicamente responsables y prohíbe el uso de insumos tóxicos para la salud humana, los suelos y el agua.

El movimiento por un comercio justo: debates y desafíos

El movimiento por un comercio justo en el Estado español ha tenido un crecimiento importante, en los últimos años, en lo que se refiere al número de ventas y al conocimiento que la opinión pública tiene de él, a la vez que ha conseguido una considerable consolidación en el ámbito de las organizaciones de solidaridad internacional y de la economía alternativa. Las instituciones públicas y los medios de comunicación, aunque con limitaciones, han empezado a hacerse eco de su discurso e incluso los mismos que se benefician de las desigualdades del comercio internacional, grandes cadenas de distribución comercial y multinacionales de la industria agroalimentaria, han empezado a comercializar estos productos.

En el Estado español, a pesar de que el movimiento por un comercio justo apareció casi veinte años más tarde [3] respecto a las primeras iniciativas de comercio justo en otros países europeos, como en Bélgica y Holanda, éste ha seguido un recorrido parecido. Así, debates que ya se han planteado en otros países, con un movimiento más consolidado, como la cuestión de la certificación de sus productos, su venta y comercialización por parte de grandes cadenas de distribución comercial, etc. llegan ahora al Estado español.

Comercio justo y soberanía alimentaria

A día de hoy hablar de comercio justo implica incorporar la perspectiva de la soberanía alimentaria. Ambos conceptos están estrechamente unidos y el primero no es posible sin asumir las premisas del segundo.

Cuando nos referimos al comercio justo consideramos una serie de criterios de producción en origen: de respeto al medioambiente, de pago de un salario digno, de igualdad de género…, a la vez que reivindicamos su aplicación a todos los actores que integran la cadena comercial. ¿Qué sentido tendría establecer unos criterios para el productor y no para el punto de venta? Estos criterios, de justicia social y medioambiental, que deben ser tenidos en cuenta en todo el “recorrido vital” de un producto, están íntimamente ligados al principio de la soberanía alimentaria.

La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos a controlar sus políticas agrícolas y alimentarias; el derecho a decidir qué cultivar, qué comer y cómo comercializar; a producir localmente respetando el territorio; a tener en nuestras manos el control de los recursos naturales: el agua, las semillas, la tierra…

El comercio justo en el Norte: cómo reconciliar la importación de productos de comercio justo con la producción local

Los años noventa marcan el principio de una nueva era en el comercio internacional, sobre todo en lo que respecta al libre intercambio. Según los instigadores de la apertura comercial, el fin del proteccionismo tiende a ser favorable para la mayor parte de los países a varios niveles: permite una repartición óptima de recursos y ofrece una mayor variedad de productos al consumidor a un precio más bajo. Durante algún tiempo, poca gente cuestionó los verdaderos efectos que el libre mercado tiene sobre la producción local. Los países del llamado Norte cuentan con materias primas a bajo precio y los consumidores del Sur se deslumbran con la nueva gama de productos que son ahora accesibles.

Sin embargo, recientemente ha surgido una nueva preocupación por la producción local. Esta tendencia no es particular de los países del Sur, concierne también a los productores del Norte. Los consumidores parecen estar cada vez más atentos de los efectos de la entrada de mercancías extranjeras sobre la economía nacional y se le da preferencia a lo elaborado en casa. Esta tendencia abre la puerta a un nuevo debate en torno al comercio justo. Puesto que el comercio justo se inscribe en la dinámica del comercio internacional, particularmente entre el Norte y el Sur, algunos grupos del Norte se cuestionan sobre los efectos de algunos productos sobre el mercado local. En efecto, la entrada de productos de comercio justo puede ser un factor de competencia para los productos locales.

A la búsqueda de un comercio justo en el Sur – balance de las actividades sobre comercio justo Sur-Sur en el Foro social mundial

El comercio justo no es la respuesta a todos los problemas de desarrollo, es únicamente una solución parcial – El comercio justo por sí solo no basta para mejorar las condiciones de vida de los productores y empieza a reproducir los mismos patrones que el mercado convencional – El comercio justo Norte / Sur puede ser fuente de dependencia – El mercado justo en el Norte es aún muy frágil – La necesidad de construir un mercado local es cada vez más inminente.

Estas frases recorrieron los talleres sobre comercio justo en el Foro Social Mundial (FSM) que se llevó a cabo en Nairobi en el mes de enero. Los participantes de los diferentes países dejaron constancia de la necesidad de evolución del comercio justo para tomar en cuenta las necesidades y los valores de los productores. Por otro lado, el mercado de comercio justo en el Norte parece haber llegado a su límite de crecimiento. De esta manera, la lucha actual es por el mercado local, ya sea en el ámbito nacional o regional.

Introducción a El comercio justo en México: una evaluación

Chiapas es una de las regiones que sufren de mayor exclusión social en México. Al mismo tiempo, es una región que posee grandes riquezas naturales y que cuenta con una fuente importante de divisas: el café. Durante muchos años, la producción del café era exclusiva de las fincas cafetaleras. Sin embargo, de unos años a la fecha, han surgido un sin fin de pequeños productores que dependen de este producto y que no tienen más de 5 hectáreas de terreno para su cultivo. Muchos de estos productores han decidido organizarse en cooperativas con el fin de hacer frente a las sucesivas crisis por las que ha atravesado este producto. Una de estas crisis se debe al fin de los acuerdos del café, lo que permitió la fluctuación del precio y la especulación. Otra es la desaparición del Instituto Mexicano del Café (INMCAFE), en 1989, y con esto el fin de los subsidios y de un comprador garantizado.