Listado de productos

En la esfera terrestre lo más ambiental que existe es la misma Tierra; nuestra especie ha sido -y sigue siendo- incapaz de fabricar un producto ambientalmente perfecto.

Es indispensable lograr que el comercio y el cuidado ambiental no sólo no sean contradictorios, sino que sean complementarios en la gestación del desarrollo sustentable.

Una de las alternativas más viables para disminuir el deterioro ambiental es el cambio de hábitos en nuestra forma de consumir. Es recomendable dejar decomprar aquellos productos y servicios que deterioran el ambiente, de manera que los rechacemos y los sustituyamos por otros más amigables a la naturaleza.

 

Aspectos generales

Si no modificamos nuestros hábitos de consumo, acabaremos consumiéndonos nosotros mismos.

Lo primero que podemos hacer -como consumidores- es reducir todo aquello que no nos resulta necesario. Parece una aberración decirlo, pero tiramos muchas de las cosas que compramos, así que continuamente gastamos nuestro dinero en forma inútil.

Otro aspecto importante es reutilizar. Reutilizar equivale a darle la máxima utilidad a las cosas antes de deshacernos de ellas. Por ejemplo, si hablamos de papel y cartón, significa utilizar todos aquellos pedazos u hojas de papel que tengan el suficiente espacio para que en ellos podamos escribir notas, recados, apuntes, etc., del mismo modo reutilizamos cartón si volvemos a darle un uso a una caja o a un empaque de cartón.

La última opción es la que corresponde a reciclar; reciclar consiste en usar los materiales una y otra vez para la fabricación de productos sin que se tengan que utilizar recursos naturales como materias primas.

Cualquier esfuerzo que tenga como tema el cuidado de la naturaleza es en sí mismo una propuesta ambiental.

 

Los productos y servicios

En esta sección presentamos sugerencias y alternativas de compra para algunos productos y servicios. Todas estas sugerencias tienen como finalidad el hacer un uso más eficiente de la energía y el cuidado de los recursos naturales.

En las notas respectivas mencionamos algunas características con las que indicamos por qué tales productos son o no son amigables al ambiente. Entre los productos que hemos elegido, escogimos algunos productos de uso cotidiano que consideramos se pueden sustituir fácilmente por otros más amigables al ambiente, o con aquellos que cumplen funciones afines o simplemente que podemos ya no adquirir.

Existen productos que por sus dimensiones o características particulares, son adquiridos con múltiples variantes (con diferencias en los tamaños, formatos, cantidad del contenido, colores, etc.), nuestras sugerencias hacia ellos son las de sólo adquirir los que se necesitan, de preferencia elegirlos con dimensiones genéricas.

No todos los productos y servicios que aquí se mencionan deterioran el ambiente, también mencionamos algunos que -si bien tienen características satisfactorias según nuestros criterios- pueden ser mucho más amigables, en función de las alternativas ya existentes en el mercado.

Regresar al índice.

Si te gustó este artículo, suscríbete aquí:

Suscríbete gratis a nuestra revista.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción!

No te quedes fuera:

P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.