Tratamiento natural contra envenenamiento y picaduras

Picaduras o mordeduras de animales e insectos venenosos

1. Apretar con el dedo pulgar e índice para hacer salir el veneno o el aguijón si lo hay.
2. Chupar el lugar afectado.
3. El veneno de los insectos se neutrraliza comiendo zumo de lechuga. En el caso de que el piquete sea de abeja o mosquito es mejor la cebolla.
4. Si hay inflamación, aplicar compresas de agua fría.
5. Cuando hay envenenemiento de la sangre -lo que sucede en la picaduras o mordeduras de alacranes, arañas o víboras- debe estimularse la eliminación del veneno con vapores generales.
6. Cortar la piel en forma de cruz, chupar el veneno y escupirlo (la persona que lo haga no debe tener los dientes picados ni heridas en la boca); al terminar de chupar el veneno debe enjuagarse la boca con mezcal. Después, poner barro limpio sobre la herida para sacar el veneno que haya quedado. Cuando la herida esté negra se vuelve a abrir y se exprime y corta lo podrido, luego se limpia con agua de árnica, manzanilla, cola de caballo u hojas de aguacate para evitar la infección.
7. Aplicar cataplasmas de acanto, borraja o perejil.
8. Tomar como agua de uso un cocimiento de raíz de camote.
9. Untar en el lugar afectado jugo de ramas de colorín.

Envenamiento

Puede ocurrir por ingestión de sustancias tóxicas o por el consumo de alimentos adulterados o en estado de descomposición. Es preciso llamar inmediatamente el médico o llevar al paciente a la casa de socorros más próxima. Cuando esto no sea posible se puede recurir a lo siguiente :

1. Provocar inmediatamente el vómito dando a beber mucho aceite de olivo, grandes cantidades de agua caliente o introduciendo los dedos en el fondo de la garganta, excepto cuando se trate de ingestión de abrasivos; la operación debe repetirse varias veces que el estómago quede vacío por completo.

2. Si el veneno es causado o corrosivo, como la lejía, deben tomarse sustancias que lo neutralicen, como magnesia calcinada o inglesa, bicarbonato, agua de cal, y en especial el agua o leche albuminosa, que se prepara batiendo varias claras de de huevo a punto de nieve y hechando sobre ellas agua o leche caliente. También se pueden beber, cada cinco minutos, dos cucharadas de un vaso de agua con una cucharada de vinagre de manzana.

Nota importante:

El presente texto no pretende en ningún momento sustituir la consulta a un profesional médico de tu confianza en caso necesario. No obstante, estamos convencidos de que esta página puede ser una útil referencia para todas aquellas personas interesadas en el tema de la salud y la presentamos como tal.

Si te gustó este artículo, suscríbete gratis:

Suscríbete a nuestra revista, es muy fácil y seguro.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción.

Más de 24,400 suscriptores. ¡No te quedes fuera!



P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.