Infecciones de transmisión sexual

Infecciones de transmisión sexual – Intervención educativa sobre infecciones de transmisión sexual en adolescentes

1- La cándida

La literatura reporta que comenzó a considerarse una infección de transmisión sexual (ITS) a partir de 1967 y actualmente se acepta que al menos el 50% de los casos reportados son producto de un contacto sexual (34, 46,47). Al faltar la habitual flora microbiana de la vagina, proliferan cepas de hongos que antes eran controlados competitivamente por las bacterias, se crea un antagonismo entre los dos grupos, de manera que los hongos tienden a crecer en los medios en que las bacterias han sido destruidas. Esta infección suele presentarse con mayor frecuencia en las mujeres tratadas con antibióticos de amplio espectro, con anticonceptivos hormonales, embarazadas, diabéticas, hiperestrínicas y en las edades de mayor actividad sexual entre los 16 a 30 años. Pueden tener un origen endógeno por disminución de las defensas inmunitarias del huésped, o exógeno, por transmisión sexual y contagio en piscinas, baños, etc. (48,49)

Los síntomas, además de la abundancia de exudado, son prurito y escozor, acompañados de dispareunia y ardor. Al examen físico se observa un producto espeso de color blanco que forma grumos, con el aspecto de leche cortada, inodora, con enrojecimiento, edema y a veces excoriaciones.

La mayoría de las mujeres experimentan a lo largo de su vida algún episodio de infección vaginal por un hongo llamado cándida albicans, y una pequeña proporción de ellas sufrirá recurrencias.

2- La clamidiasis

Es una infección transmisión sexual producida por la chlamydia trachomatis, que puede causar problemas de reproducción en las mujeres que la contraen antes del embarazo o durante su desarrollo. La chlamydiasis en la actualidad se considera una de las afecciones más frecuentes, transmitidas por vía sexual, incluso más que la gonorrea; causante de un tercio o la mitad de uretritis no gonocócica en el hombre y se asocia a factores de riesgo como la edad, número de parejas sexuales, solteras, bajo nivel socioeconómico, uso de anticonceptivos orales, parejas con uretritis no gonocócica y presencia de endocervicitis mucopurulenta y piuria abacteriúrica.

Constituye un grupo de microorganismos parásitos intracelulares estrictos, que no pueden sintetizar adenosín trifosfato (ATP), por lo que dependen de la energía que les proporciona el huésped para desarrollarse y multiplicarse. Se diferencia serológicamente en 15 serotipos: los L1, L2 y L3 son los causantes del linfogranuloma venéreo; los A, B, Ba y C, son responsables del tracoma o ceguera endémica; y los D, E, F, G, H, I, J y K, son los productores de lesiones oculares y genitales, sexualmente transmitidas. (50)

La chlamydia no provoca síntomas en cerca del 75% de las mujeres infectadas; o dar manifestaciones en dependencia de su localización: originar una bartolinitis, una endocervicitis al localizarse en el epitelio columnar del endocérvix, que sirve de reservorio y se presenta como formaciones foliculares semejantes a la conjuntiva, con una descarga purulenta endocervical, visible por colposcopia; un síndrome uretral agudo, caracterizado por disuria, polaquiuria y piuria, con una orina estéril; una endometritis y salpingitis aguda, que se presenta con dolor bajo vientre, a veces leve, fiebre y secreción vaginal, más relacionado con la menstruación; y puede diseminarse a la cavidad abdominal y originar la perihepatitis o síndrome de Fitz-Hugh-Curtis, que se caracteriza por adherencias entre el hígado y el diafragma, en forma de «cuerdas de violín». Si no se trata, como complicación se propaga al tracto genital superior y puede producir enfermedad inflamatoria pélvica, la cual puede dañar las trompas de Falopio y llevar a la infertilidad o a un embarazo ectópico. Cerca del 10% de las embarazadas tienen clamidia, ésta produce cervicitis y uretritis, corriendo un mayor riesgo de aborto espontáneo y/o rotura prematura de membranas. (51,52)

El diagnóstico citológico por Papanicolau se ha postulado, aunque es de poca sensibilidad y especificidad; los serológicos por fijación del complemento y microinmunofluorescencia son poco útiles; los cultivos son, sin dudas, los mejores y consisten en sembrar muestras de células contaminadas en una cepa de células vivas (Mc Coy). (53.54)

3- La trichomoniasis

Constituye una de las ITS más frecuentes, a menudo se producen infecciones mixtas junto con otros agentes, como neisseria gonorrhoeae y chlamydia, puede ser asintomática hasta en el 50% de los casos3. También suele acompañarse de vaginosis bacteriana, que se puede diagnosticar hasta en un 60% de las pacientes con vaginitis por trichomonas.

Es un protozoo flagelado (Trichomonas vaginalis), que tiene un cuerpo en forma de corazón de naipes de baraja francesa y un largo flagelo. Aunque se presenta a cualquier edad, es más frecuente en la etapa de mayor actividad sexual. Con gran frecuencia se asocia a otras enfermedades venéreas, porque las relaciones sexuales variadas aumentan el riesgo de estas, por lo que se debe de investigar, siempre que esté presente, el gonococo, al que se asocia en el 40 %, y la gardnerella, la que se asocia en el 30 %.

  • Dentro del género Tricomonas, que es un agente protozoario es un unicelular flagelado, anaerobio facultativo, que incluye las especies buccalis o tenax, hominis y vaginalis que residen, respectivamente, en la boca, tubo digestivo y vagina del ser humano; esta última es la única especie patógena y sólo existe en forma de trofozoito. (55)
  • Puede ser asintomática, pero generalmente da una leucorrea espumosa, con intenso prurito vulvar, ardor y dispareunia. Al examen físico hay un enrojecimiento de la mucosa vaginal con un punteado petequial (vagina fresa), edematosa y dolorosa; con una leucorrea fluida, incolora, bien ligada, espumosa y maloliente. (55,56)

Las embarazadas con trichomoniasis están en mayor riesgo de rotura prematura de membranas ovulares y de parto pretémino. (10).

4- La gonorrea

También denominada blenorragia, blenorrea y uretritis gonocócica, es una enfermedades de transmisión sexual provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae o gonococo. Infección bacteriana común, por un coco gramnegativo que se dispone en pareja e intracelular, que causa problemas de reproducción muy similares a los causados por la chlamydia. El contagio ocurre durante el acto sexual cuando el compañero está infectado, no siendo necesario llegar a eyacular; en el parto si la madre estuviere contaminada; o por contaminación indirecta si, por ejemplo, una mujer usara artículos de higiene íntima de una amiga contaminada. (55)

En las mujeres la enfermedad suele cursar de forma asintomática. Sin embargo, pueden presentarse signos y síntomas tales como una excreción vaginal, aumento de ganas de orinar y molestias urinarias (disuria). La expansión de germen hacia las trompa de Falopio y puede producir dolor en la zona baja del abdomen, encogimiento, fiebre y los síntomas generalizados de cuando se tiene una infección bacteriana. En las mujeres; la enfermedad venérea se puede traer como complicación una enfermedad pélvica inflamatoria originándose por ataques recurrentes de salpingitis, dolor pélvico crónico, abscesos tubo-ováricos, infertilidad mientras que en el hombre se producen estenosis uretral, prostatitis, epididimitis y esterilidad. (56)

Las embarazadas con gonorrea no tratada tienen un riesgo mayor de tener aborto espontáneo, rotura prematura de membranas y/o parto prematuro. (57.58)

5- La sífilis

Es una ITS crónica producida por la bacteria espiroqueta Treponema pallidum, subespecie pallidum (pronunciado pálidum). Es una bacteria móvil espiroforme, que pertenece al orden Spirochetales, familia Treponematacee. Es filiforme (con forma de hilo) y filamentosa. Su longitud varía entre 5 y 15 micrones, y su diámetro es de 0,1 a 0,2 micrones. Puestas una detrás de la otra, entre 70 y 200 espiroquetas medirían un milímetro. (57.58, 59)

Se multiplica por división simple con división transversal. Y al contrario de otras bacterias similares de su familia por sus particulares exigencias nutritivas y metabólicas, no se puede cultivar in Vitro, o sólo se puede cultivar por un breve período, con un máximo de sobrevivencia de 7 días a 35 °C, en terreno particularmente enriquecido y en presencia de CO2. En azoto líquido mantienen su vitalidad, y prolifera de manera excelente en testículos de conejo. En sangre conservada en hemoteca para transfusión la bacteria sobrevive entre 24 y 48 horas.

La sífilis se transmite principalmente por contacto sexual, por contacto de la piel con la ligera secreción que generan los chancros o por contacto con los clavos sifilíticos de la persona enferma: al realizar sexo oral sin preservativo (ya sea que los chancros estén en la boca, en el pene o en la vulva), al besar una boca con chancros (que son indoloros), por inoculación accidental (por compartir jeringas), o puede ser transmitida de la madre al hijo a través de la placenta (sífilis congénita) o a través del canal de parto (sífilis connatal). En este caso, el bebé puede morir pronto o desarrollar sordera, ceguera, disturbios mentales, parálisis o deformidades. (59, 60,61)

Es prácticamente imposible que se transmita por una transfusión de sangre, debido a que la sangre se analiza antes de transfundirse, y el treponema pálida no se puede mantener vivo más de 24 a 48 en la sangre que se conserva en hemoteca. (62,63)

Es importante notar que el sujeto en la fase precoz de la enfermedad resulta altamente contagiante (la úlcera venérea pulula de treponemas), pero se sostiene que luego de cuatro años el individuo infectado no puede difundir más el microorganismo mediante relaciones sexuales. En las relaciones entre hombre y mujer es más fácil que se contagie el hombre. El período donde más personas se contagian es entre los 20 y los 25 años de edad. El recontagio es muy común en varones homosexuales.

En los años ochenta y noventa en Europa hubo una relativa disminución de los casos de sífilis, relacionados con el temor al contagio por VIH, que conllevó al uso generalizado del preservativo (que representa una eficiente barrera contra el contagio, tanto del VIH como del T. pállidum). Pero a fines de los años noventa y principios del 2000, al generalizarse la información de que el contagio de VIH es casi nulo en casos de sexo oral en el pene no protegido, ha habido un recrudecimiento de casos de sífilis.

Durante este período, fue reconocida la importancia del seguimiento de las pistas de infectados para tratar las ITS. Llevando las pistas de las parejas sexuales de los individuos infectados, haciéndoles exámenes para ver si estaban infectados, tratando al infectado, y siguiendo a su vez las pistas de sus contactos, las clínicas de las ITS podían ser muy efectivas en la supresión de infecciones en la población en general. (63,64)

En comunidades que viven bajo pobres condiciones higiénicas, la sífilis endémica se transmite por contacto no sexual.

La sífilis se clasifica en:

  • Sífilis primaria con período de incubación de 40 a 90 días después del contagio, caracterizada por un papiloma o úlceras indoloras con bordes elevados y adenopatías regionales. Primer síntoma es una llaga en la parte del cuerpo que entró en contacto con la bacteria. Estos síntomas son difíciles de detectar porque por lo general no causan dolor y, en ocasiones, ocurren en el interior del cuerpo. Una persona que no ha sido tratada puede infectar a otras durante esta etapa.
  • Sífilis Secundaria con un periodo de 6 o más semanas después de la infección, se presenta con malestar fiebre, cefalea, adenopatías generalizadas, dolor de garganta, lesiones cutáneas, eritema cutáneo en pie y palmas de las manos, y pérdida del cabello.
  • Sífilis Latente si no es diagnosticada ni tratada durante mucho tiempo, entra en una etapa latente es asintomática con serología reactiva, En esta etapa no hay síntomas notables y la persona infectada no puede contagiar a otros. Sin embargo, una tercera parte de las personas que están en esta etapa empeoran y pasan a la etapa terciaria de la sífilis.
  • Sífilis tardía esta etapa puede causar serios problemas como trastornos mentales, ceguera, anomalías cardíacas y trastornos neurológicos, la persona infectada ya no puede transmitir la bacteria a otras personas, pero continúa en un periodo indefinido de deterioro hasta llegar a la muerte.
  • Sífilis tardía congénita se caracteriza por sordera por lesión del octavo par craneal, lesiones óseas, etc.

6- El herpes genital

Es una infección cutánea causada por dos virus que pertenecen al grupo herpervirus hominus: el HSV-1 y el HSV-2, conocidos, respectivamente, como herpes simple tipo 1 (HSV-1) y como herpes simple tipo 2 (HSV-2). Esta infección es de transmisión sexual y se caracteriza por episodios repetidos que se desarrollan con una erupción de pequeñas ampollas, generalmente dolorosas, sobre los genitales o ano produciendo demasiado ardor o rasquiña (picazón) desesperante. La piel se erupciona haciendo más difícil su curación.

Los síntomas que acompaña a esta infección inicialmente, sensación de calor, picor y color rosado, ampollas dolorosas llenas de fluido en el área genital o rectal, pequeñas ampollas que se funden para formar una ampolla larga, costras amarillas que se forman en las ampollas al principio de la fase de curación, fiebre suave, adenopatías inguinales, micciones difíciles y dolorosas (disuria). (Dolor al orinar), micciones titubeantes, aumento en la frecuencia y urgencia de las micciones, relación sexual dolorosa, incontinencia urinaria.

La prevención es muy difícil desde el momento en que el virus puede contagiarse incluso a partir de personas infectadas que no presentan síntomas. Sin embargo, evitando el contacto directo con una lesión abierta rebajamos el riesgo de infección. Las personas con herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando tienen las lesiones activas. Los sujetos con herpes genital conocido pero sin síntomas clínicos presentes deben informar a su pareja de que tienen la enfermedad. Esto permitirá a ambos usar barreras protectoras (preservativos) para prevenir el contagio. El preservativo es la mejor protección frente al herpes genital cuando se es sexualmente activo. El uso sistemático y correcto de un preservativo ayuda a evitar el contagio. Los preservativos se controlan para asegurar que ese virus no puede pasar través del material del cual están hechos.

Las implicaciones de las infecciones de transmisión sexual sobre los servicios y programas de planificación familiar también contribuyen al creciente interés por estas infecciones como problema de salud pública. En efecto, las mujeres que padecen infecciones de transmisión sexual pueden interpretar los síntomas de la infección como efectos secundarios de los anticonceptivos o atribuir la infertilidad secundaria a la infección, o a la utilización de métodos de planificación familiar. (57)

La salud es imprescindible en el desarrollo del ser humano, el desconocimiento sobre este tema puede causar desequilibrio a la salud misma, impidiendo al individuo un optimo desarrollo biopsicosocial.

Dentro de este orden de ideas las infecciones de transmisión sexual, constituyen una de las patologías más comunes en todo el mundo, resulta relevante destacar que la Organización Mundial de la Salud (O.M.S. 1991) establece que “Una de cada 100 personas hace por lo menos una consulta anual por encontrarse infectado por alguna de estas enfermedades, también es importante señalar al respecto que en los países Industrializados y desarrollados, están entre las cinco de mayor importancia. (65)

Las infecciones de transmisión sexual constituyen un problema social, económico, cultural y médico porque tienen características que permiten diferenciarlas de otras enfermedades transmisibles por las secuelas que producen y que sólo se observa en ellas, como ejemplo tenemos la sífilis que produce graves complicaciones tardías como la neurosífilis, la sífilis cardiovascular y la sífilis congénita. (65)

7- El condiloma acuminado (V.P.H.)

Puede alcanzar gran tamaño y una embarazada puede tener dificultades en el parto, inclusive contaminar los ojos del recién nacido a su paso por el canal del parto, también se ha señalado la posible transformación en maligna de estas lesiones. (59,65).

Algunos de los síntomas más importantes que sugieren la presencia de virus del papiloma humano son irritaciones constantes en la entrada de la vagina con ardor y sensación de quemadura durante las relaciones sexuales (se denomina vulvodinia), pequeñas verrugas en el área ano-genital: cérvix, vagina, vulva y uretra (en mujeres) y pene, uretra y escroto (en varones). Pueden variar en apariencia (verrugas planas no visibles o acuminadas si visibles), número y tamaño por lo que se necesita de la asistencia de un especialista para su diagnóstico. Alteraciones del Papanicolaou que nos habla de que en el cuello del útero hay lesiones escamosas Intraepiteliales (zonas infectadas por VPH, que pueden provocar cáncer).

Las infecciones de transmisión sexual, son un importante problema de salud pública, influyendo en las mayores pérdidas a través de las secuelas, las afecciones resultantes de la propagación de organismos patógenos (Bacteria o Virus) del sitio de la infección de otra parte del aparato reproductor u otros órganos y sistemas corporales, al igual que el SIDA. Por tanto la salud sexual, es importante en el desarrollo del ser humano, el desconocimiento puede causar desequilibrio en la salud sexual y puede ser riesgo en la aparición de las enfermedades. (66, 67).

8- El SIDA.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es responsable del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y ataca a los linfocitos T-4 que forman parte fundamental del sistema inmunológico del hombre. Como consecuencia disminuye la capacidad de respuesta del organismo para hacer frente a infecciones oportunistas originadas por virus, bacterias, protozoos, hongos y otro tipo de infecciones.

La causa más frecuente de muerte entre infectados del SIDA es la neumonía por Pneumocystis jiroveci, aunque también es elevada la incidencia de ciertos tipos de cáncer como los linfomas de células B y el sarcoma de Kaposi. También son características las complicaciones neurológicas, la pérdida de peso y el deterioro físico del paciente. La mortalidad disminuyó mucho con el advento de los medicamentos antirretrovirales.

El VIH se puede transmitir por vía sexual (pene-vagina o pene-recto) mediante el intercambio de fluidos vaginales, semen o réctales, incluso se dice que de líquido pre-eyaculatorio, a través del contacto con sangre, tejidos o agujas contaminadas y de la madre al niño durante el embarazo mediante la placenta o el parto y lactancia. Tras la infección, pueden pasar hasta 10 años para que se diagnostique el sida que es cuando el sistema inmunológico está gravemente dañado y no es capaz de responder efectivamente a las enfermedades oportunistas.

Los síntomas del VIH en los adolescentes pueden ser los mismos que en los niños y también pueden parecerse más a los síntomas que se presentan a menudo en los adultos con VIH. Algunos adolescentes y adultos pueden desarrollar una enfermedad con segregación aumentada de espermatozoides, además de otra parecida a la gripe en el plazo de un mes o dos después de la exposición al virus VIH, aunque muchas personas no desarrollan ningún síntoma al infectarse. Además, los síntomas que aparecen, usualmente desaparecen en el plazo de una semana a un mes, y se confunden a menudo con los síntomas de otra infección viral. Los síntomas pueden incluir: fiebre, dolor de cabeza, malestar general, depresión, infertilidad, vómito, diarrea

El SIDA se trasmite como todas las ITS por realizar contacto sexual desprotegido, con personas desconocidas, y promiscua, a demás por utilizar objetos contaminados, como intercambio de jeringuillas, la drogadicción que no sólo conduce a una sexual irresponsables sino también aquella que sea por vía parenteral, la prostitución, a través de transfusión de sangre, de madres contaminadas durante el embarazo, en el momento del parto o por la lactancia materna. (62)

El número de casos de personas afectadas con infecciones de transmisión sexual se ha ido incrementando a través de los últimos años, especialmente en la población de adolescentes. La salud es imprescindible en el desarrollo del ser humano, el desconocimiento sobre este tema puede causar desequilibrio a la salud misma, impidiendo al individuo un óptimo desarrollo bio-psico-social.

En la actualidad se considera que las infecciones víricas como las producidas por el VIH, herpes virus tipo II (causa del herpes genital) y papiloma virus (causa de los condilomas acuminados) están reemplazando a las ITS bacterianas clásicas. (66)

La manera más efectiva de prevenir las infecciones de transmisión sexual es evitar el contacto de las partes del cuerpo o de los líquidos que pueden llevar a una transferencia, no necesariamente actividad sexual con una pareja infectada. Ningún contacto es igual a ningún riesgo, no todas las actividades sexuales se realizan por contacto, tales como el cibersexo, sexo por teléfono, masturbación a una distancia, son métodos de evitar el contacto. Idealmente, ambos miembros de la pareja deben conseguir pruebas para ITS antes de iniciar el contacto sexual, o si una de las parejas estuvo en contacto con alguna persona infectada, pero incluso entonces, ciertas ITS, particularmente ciertos virus persistentes como VPH, que pueden ser difícil de detectar con los procedimientos médicos actuales mientras que pueden ser asintomático. La prevención es también clave en el manejo de la ITS viral como el VIH y herpes, pues actualmente son incurables. (62)

El primer tratamiento efectivo para una infección de transmisión sexual fue el salvarsán en 1910, un tratamiento para la sífilis. Con el descubrimiento de los antibióticos, una gran cantidad de infecciones de transmisión sexual se volvieron fácilmente curables, y esto, combinado con efectivas campañas de salud pública contra las ITS, condujo a una percepción pública, durante los años 1960 y los años 1970, de que ellas habían dejado de ser una amenaza médica seria.(63)

Antes de definir las características de la leucorrea, es necesario conocer como es la secreción vaginal normal: es de consistencia flocular u homogénea con elementos aglutinados, inodora, clara o blanca, viscosa, Ph entre 3.8 y 4.5, no fluye durante el examen con el espéculo, sin neutrófilos polimorfo-nucleares y es de aproximadamente 1cc en el fondo del saco posterior, que es la porción más baja de la vagina. (68).

  • Leucorrea por cándida o monilias: blanquecina, grumosa, inodora, escasa, puede formar placas blancas y secas en las paredes vaginales, que al desprenderlas dejan una superficie rojiza sangrante; se acompaña de lesiones de rascado debido al prurito intenso, con enrojecimiento y/o inflamación vulvar, dolor vaginal y dispareunia, ph < 4.5, KOH negativo (68).
  • Leucorrea por trichomonas: profusa y abundante, blanco amarillenta o amarillo verdosa, espumosa con olor fuerte o fétido, asociada o no con ardor, se acompaña de una coloración rojiza de la pared vaginal llamada vagina en fresa; existe además prurito vulvar y en el interior de los muslos y un ph > 4.5 suele pasar de 5.0, KOH negativo(68),
  • Leucorrea por vaginosis bacteriana: Descarga vaginal blanca o blanco grisácea, fina, adherente y homogénea, que suela ser fácilmente retirada de las paredes vaginales y el cérvix, como si se hubiese vertido un vaso de leche en ella, puede ser espumosa y maloliente, con olor característico a pescado, acompañado o no de prurito y ardor que empeoran con el contacto sexual. ph > 4.5, KOH positivo (68).
  • Cervicitis: al examen con espéculo se observa mucopus cervical, cuello friable, enrojecido, dolor a la movilización del cuello uterino o evaluación del riesgo igual o mayor de 2 puntos.

Factores de riesgo para contraer enfermedades de transmisión sexual:

  • Tener una pareja sexual infectada, ya que el comportamiento sexual de la persona irresponsable, se relaciona con la probabilidad de exposición y transmisión de las mismas
  • Tener relaciones cóitales sin protección y con personas desconocidas..
  • Tener prácticas sexuales de riesgo como anal, vaginal, oral sin condón.
  • Uso de drogas, ya que promuevan conductas sexuales de alto riesgo. Existen infecciones como el VIH y la infección por hepatitis B que se pueden adquirir con material punzocortante mediante tatuajes y perforaciones y no son precisamente por contacto sexual.
  • Ser víctima de abuso sexual o violación por uno o varios agresores.
  • Otros factores que favorece el contagio de las ITS, se identifica los siguientes?
  • La ausencia de una adecuada educación de la sexualidad unida a toda una serie de cambios en la concepción relativa en la conducta sexual, hacen que las personas haga uso de una libertad irresponsable en torno a su sexualidad.
  • Los papeles otorgados a la juventud, la desritualización de la instancia de cortejo y galanteo, así como los noviazgos temprano facilitan las relaciones sexuales prematrimoniales en marcos apresurados e informales.
  • La precocidad de las relaciones sexuales muy cercanas al comienzo a las de pubertad y aún antes de ellas, tanto en varones como en mujeres.
  • Ser mutuamente fieles o practicar la abstinencia sexual.

Si te gustó este artículo, suscríbete gratis:

Suscríbete a nuestra revista, es muy fácil y seguro.

 

Importante: Recuerda responder el correo de confirmación que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción.

Más de 24,400 suscriptores. ¡No te quedes fuera!



P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.