Papás del siglo XXI: ¿qué significa ser padre hoy?

dia-del-padre

Autor: Rodrigo Guendelman* Falta poco más de una semana para el Día del Padre. Una fecha que podríamos rebautizar como el Día del Hombre 2.0 y celebrarla en forma doble. Pues si hay un aspecto que ha revolucionado la vida de las nuevas generaciones masculinas, es la paternidad. Podremos estar en crisis respecto de nuestra […]

Propuesta de solución de conflictos entre padres e hijos adolescentes

Resumen Las relaciones entre los padres, la posición del adolescente en la familia, las perspectivas de los padres, las normas de crianza influyen notablemente en el desarrollo social del individuo desde su nacimiento. En el período de la adolescencia, estas relaciones entre padres e hijos suelen sufrir cambios que no siempre llevan a conductas adecuadas. […]

Carta a mi maltratador

Hace unos días recibimos desde Colombia esta carta que, a solicitud de la autora, es publicada para dar testimonio de una relación de pareja violenta: No dormí en toda la noche pensando y pensando en lo que me pasó, usted cree que una disculpa en un mensaje de texto es suficiente?, usted sabe o tiene […]

Vive feliz disfrutando a tus hijos

Índice

  • ¿Qué es la Coherencia de Vida?
  • Comunicación Positiva
  • Autoestima y Presencia
  • Espacios de Placer
  • Dormir y Descansar
  • El Baño
  • Sexualidad Infantil Saludable y Feliz
  • Hacer Equipo Papá y Mamá
  • Lactancia
  • Salud
  • Economía Solidaria
  • La Abuela que Aman mis Hijos es también mi Suegra
  • Espiritualidad materna y paterna. La dualidad e integralidad
  • Cuando se Vive el Divorcio de los Padres
  • Conclusión

¿Qué es la coherencia de la vida?

Coherencia significa según el diccionario: Armonía o relación lógica de unas cosas con otras, cohesión, unión de personas o cosas entre sí, atracción entre las moléculas de un cuerpo. Tomando esta definición, ¿cómo la aplicamos en la vida?, ¿en qué debe haber coherencia?

La relación lógica es entre lo que la persona siente, con lo que piensa, dice y hace. Nuestras acciones se generan a partir de lo que sentimos, la coherencia implica armonía en estos cuatro niveles.

Si una persona tiene sed y piensa que no es momento de tomar agua porque está muy ocupada y lo que dice es que tomará agua más tarde, y lo que hace es seguir trabajando, no está en coherencia con lo que su cuerpo le pide. Por más que el pensamiento justifique, podemos confundirnos en pensar que hacemos lo que nuestra mente nos pide, en realidad debemos hacer lo que nuestro corazón, sensaciones y emociones nos dictan. Los bebés y niños/as pequeños/as no tienen este problema, generalmente viven en la coherencia. Si tienen hambre piden de comer, si quieren ser abrazados lo expresan.

Comunicación positiva en la familia

¿Qué palabras usar específicamente para transmitir nuestros mensajes con amor?

Cómo hablar y expresarme con amor

Dicen que nadie da lo que no tiene, es un dicho que no aplica para ti como mamá o papá porque si hay algo que tienes es amor para tus hijos/as. Así es que partamos del gran amor que sientes por tus críos y te aseguro que llevas el 90% del camino andado. Ahora, ¿cómo lograr eficientemente el 10% restante?

Primero quiero que sepas que se logra de una manera sencilla: Le llamamos lenguaje en positivo, toma en cuenta los siguientes elementos, empecemos leyendo el siguiente cuento de Leonardo Boff[1]:

¿Cómo te sentiste al leer el cuento?, ¿qué te dice de tu vida?, ¿qué te dice de cómo es la relación con tus hijos/as?, ¿con cuál personaje te identificarías o con quién te gustaría identificarte?

Te invito a que te sientas como el naturalista y sobretodo a que te sientas como un águila capaz de enseñar a volar a tus aguiluchos.

Para el lenguaje en positivo, es importante que sepas que el cerebro no capta la palabra "no", nuestro cerebro es maravilloso, es capaz de enfermar a tu cuerpo si él lo pide aunque no exista ningún virus y es capaz de transformar tu vida si así se lo ordenas, independientemente de las circunstancias, incluso adversas, que pudieras estar viviendo. Te voy a poner un ejemplo:

Formación de la autoestima y presencia en familia

La formación de una Buena Autoestima es querer y saber transmitir nuestros valores generando personas seguras.

A nuestros hij@s siempre hay que abrazarlos. Que sepan de nuestra presencia incondicional. Un abrazo, un beso y mirarnos a los ojos, son la mejor receta para engrandecer el alma, para transmitirles seguridad y para que aprendan a SER personas amorosas.

Si por alguna situación no pudiste en el día darte este tiempo, puedes hacerlo en la noche cuando están dormidos darles un beso y decirles una frase amorosa sobre cualquiera de sus cualidades.

Un elemento formador de la autoestima es escuchar evitando juzgar. Permitir que tus hijos te compartan y rescatar de la experiencia sus sentimientos, preguntándoles simplemente "¿y cómo te sentiste?", en todo caso expresar que entendemos su sentimiento y nunca decir está mal, o no debes sentirte "de tal manera". Los sentimientos son, no se descalifican, por ejemplo, si tu hijo está enojado/a, evita decir "¿por qué te enojas?, no debes sentirte así…". Una opción es decir "entiendo que estés enojado, qué podemos hacer para solucionar lo que está pasando?", o bien darle tiempo y mencionar "expresa cómo te sientes, toma tu tiempo para reponerte, aquí estoy contigo". O simplemente preguntar, "¿qué necesitas?, ¿cómo puedo apoyarte?"

Así le enseñas a expresar sus sentimientos, a encontrar soluciones a lo que le pasa y a que sienta tu apoyo y presencia.

Espacios de placer en la familia

Jugar: el principal trabajo

Uno de los ejes en la vida de niños y niñas es el juego. Es vital para su desarrollo psicomotor, para aprender a ser sociables.

Dime cómo juegas y te diré quién eres. Por lo que hay que sugerir juegos de cooperación, de competencia sabiendo que todos ganamos y evitar los juegos agresivos o que descalifican a las personas.

Se recomienda que le dediques a cada hijo/a media hora de juego al día, no es que lo veas jugar y entonces sólo le cuides, se trata de jugar con ella y con él, que te sienta cerca, que te sepa alegre, que se involucren. Evita los videojuegos y busca actividades creativas, mantén contacto físico y visual con tu hijo, háblale reforzándole lo bueno que es. Disfruten el momento de juego.

Jugar es el trabajo de los niños, se desarrollan sus conexiones neuronales y sobre todo las socio afectivas. Es importante evitar castigar al niño no permitiéndole jugar, puedes evitarle la televisión y los videojuegos, pero no jugar.

Si a un niño se le prohíbe jugar es como si te castigaran en el trabajo por haber hecho algo mal y te prohibieran asistir tres días. No tendría lógica este tipo de castigo, ¿verdad? Lo mismo en el juego, si se le prohíbe a un niño jugar, entonces se le está limitando su desarrollo físico, mental y emocional, sería algo así como mantenerlo atado.

Sexualidad infantil saludable y feliz

Vivimos nuestra sexualidad desde que estamos en el vientre de nuestra madre, y es bueno preguntarse cómo nos gustaría formar en la sexualidad a nuestros hijos. Para esto, conviene preguntarse ¿cómo has vivido tu sexualidad?, ¿qué te ha gustado?, de las vivencias que no te han gustado ¿podrías hoy darles un nuevo significado? o ¿requieres de un apoyo particular para superar algún mal episodio? ¿Cómo te educaron tus papás?, ¿en que estuviste de acuerdo y qué no te gustó?, ¿cómo lo harías tú hoy?

Y lo más importante, ¿cómo te llevas en la actualidad con tu pareja?, es una relación de equidad y armónica, cómo se comunican?

Responderte a esto, permite centrarte en compartir una sexualidad sana para tus hijos/as. La principal educación sexual que recibirán es cómo te ven ser y actuar en tu relación de pareja, en tu historia que proyectas actualmente miedos o seguridades.

Me explico, hay mujeres que han vivido abuso sexual y temen a que sus hijas les pase lo mismo y sin desearlo les transmiten ese temor, que las lleva a estar en riesgo de vivir también un abuso. Si han superado esta situación, lo que sí van a hacer es transmitir seguridad a sus hijas lo que permita que sus experiencias en el terreno de la sexualidad sea diferente.

O bien, cuando se vive violencia familiar, la madre no puede pedirle al hijo que se comporte de diferente manera con su pareja si éste ha crecido en relaciones familiares conflictivas.

Hacer equipo: papá y mamá

¿Qué es lo que más te gusta de cuando trabajas en equipo? ¿Tú eres coautor o coautora de cuántos hijos?

La labor de la maternidad y paternidad son arduas y es mejor hacer equipo con el papá o la mamá de tus hijos/as que hacerlo sólo/a. Por lo tanto es un reto comunicarte y tomar acuerdos con tu compañero, habrá cosas que los complementen, otras que tengan que actuar de la misma manera y sobre todo que sus hijos sientan que ustedes son capaces de darles contención, amor y apoyo.

Te comparto la siguiente lectura de Rubem, Alves[1]:

Crónicas sobre el amor

Tenis por frescobol

Después de mucho meditar sobre el asunto concluí que los matrimonios son de dos tipos: hay matrimonios del tipo del tenis y hay matrimonios del tipo de frescobol.

Aquellos del tipo del tenis son una fuente de rabia y resentimientos, y terminan siempre mal. Los matrimonios del tipo del frescobol son una fuente de alegrías y tienen la chance de tener vida larga.

Me explico. Para comenzar, una afirmación de Nietzsche, con la cual concuerdo enteramente. Él decía: "Al pensar sobre la posibilidad de casarse cada uno debería hacerse la siguiente pregunta: ¿Usted cree que sería capaz de conversar con placer con esta persona hasta su vejez? Todo y más en el casamiento es transitorio, pero las relaciones que desafían el tiempo son aquellas construidas sobre el arte de conversar".

Xerazada sabía esto. Sabía que los matrimonios basados en los placeres de la cama son siempre decapitados por la mañana, terminan en la muerte, como en el filme: "El Imperio de los sentidos". Por eso cuando el sexo ya estaba muerto en la cama, y el amor no podría decirse más a través de él, ella lo resucitaba por la magia de su palabra: comenzaba una larga conversación, conversación sin fin, que debería durar, mil y una noches.

Lactancia y salud en la familia

Amamantar a nuestros hijos es nutrirlos en salud, confianza y amor. Es una experiencia agradable para la familia, incluso el papá participa.

Existen muchos mitos sobre la lactancia en todos los niveles, desde nuestra abuelita, el ginecólogo o el pediatra. Lo mejor es hacer caso a nadie de todos ellos, escucha sus opiniones sin debatir, pero amamantar es un derecho de tu bebé y es importante estar bien informados.

La lactancia es a libre demanda, es decir, cada vez que el bebé quiere comer o simplemente sentirse cerca de su casa (que es mamá, porque ahí vivió 9 meses). Por lo que el tiempo adquiere otra dimensión y lo mejor es olvidarnos de éste.

Todas las mujeres somos capaces de amamantar y producir la leche que necesita nuestro bebé, solamente necesitamos conocer la técnica adecuada, beber 3 litros de agua diariamente, alimentarnos bien y amamantar cómodamente sentadas o acostadas. En todo esto puede apoyar el papá, acercando lo necesario para mamá y el bebé, y acompañándolos en estos momentos tan íntimos y gratificantes.

Una de las posiciones adecuadas es acomodarse al bebé en forma paralela a las mamas y acercarlo al pezón hasta que tenga muy abierta su boquita para que succione abarcando la areola, es un proceso de aprendizaje de mamá y bebé, con paciencia se acoplarán pronto, la leche al principio es poca, más bien es calostro, es justo lo que el pequeño estómago del bebé necesita, la digestión es pronta y al poco tiempo llorará para que lo acerques nuevamente[1].

Es una experiencia maravillosa, que en el mundo ajetreado se ha desvalorizado porque se piensa que es más cómoda la mamila, siendo que es todo lo contrario. Amamantar es más barato, higiénico, saludable y no pierdes tiempo en preparar nada, donde estés puedes alimentar a tu bebé.