Propagación y técnicas de cultivo del Melón (Cucumis melo)

Descripción

El melón se consume como fruta fresca, en ensaladas y postres, y también seco. Algunas variedades se cultivan por su aroma y otras para fabricar licores.

La planta es de ciclo anual, rastrera -que crece a lo largo del suelo- o trepadora si cuenta con guías por las que pueda subir. Tiene un sistema de raíces muy abundante y ramificado que se desarrolla rápido. Su tallo principal está cubierto por formaciones pilosas y tiene nudos en los que se desarrollan hojas, zarcillos y flores. De cada nudo brotan nuevos tallos.

Dulce melón

Sus hojas tienen márgenes dentados y son vellosas por el envés. Las flores son amarillas. Existen varios tipos de melón: el amarillo, conocido también como gota de miel; el cantaloup o chino y una variedad llamada honeydew, todos ellos muy dulces. Dependiendo de la variedad de la cual se trate, los melones pueden tener diferentes formas: son esféricos, elípticos, con forma de huevo, etcétera. La cáscara es de color verde, amarillo o blanco; puede ser lisa, reticulada o con estrías. La pulpa es blanca, amarilla o anaranjada. La placenta contiene las semillas y es de consistencia gelatinosa.

El melón es un cultivo de climas cálidos, no excesivamente húmedos. No se desarrolla bien en regiones muy lluviosas con poco sol, pues aparecen alteraciones y los frutos no son de buena calidad. La planta no es muy exigente en cuanto a suelos, pero da mejores resultados si se planta en tierra con mucha materia orgánica, profunda, mullida y con buena aireación. Sí es muy exigente en lo que se refiere a drenaje, pues los encharcamientos asfixian las raíces y hace que se pudran los frutos.

En cultivos rastreros, donde se va a permitir a la enredadera desarrollarse a lo largo del suelo, debe mantenerse una población de una planta por metro cuadrado. Si se siembra directamente en la tierra, la temperatura mínima debe ser de 16ºC. En este caso, se coloca una semilla por cada golpe, que luego se cubre con cinco centímetros de arena o humus.

Siembra y cosecha del melón

Si se siembra en un almácigo o semillero, hay que cambiar las plantas a las seis o siete semanas a su lugar definitivo, cuando tengan al menos una hoja verdadera bien desarrollada, aunque lo mejor es que tenga dos. En este caso, la siembra se hace entre diciembre y febrero.

Los melones se cosechan no tanto por su tamaño, sino por su grado de madurez. Se sabe que están listos cuando tienen un color verde oscuro uniforme y la fruta se desprende suavemente de la planta. Además, en la piel se habrá formado un dibujo de red, bien definido y realzado. Si la cáscara es de color amarillo claro significa que ha llegado a su plena madurez y está listo para comerse. Por lo general los melones terminan de madurar después de la cosecha, pero su contenido de azúcar no aumenta. Los melones alcanzan a almacenarse hasta 21 días en una temperatura muy fresca.

Este texto es parte del Curso integral de cultivos agronómicos para biotecnología vegetal. Para leer acerca de los 50 cultivos de este curso, así como de las fuentes consultadas, por favor visite la Presentación del mismo.

Autor: M.C en BQ Juan Carlos Martínez Frías. Centro de Investigación y Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional, Campus Guanajuato.

¿Te sirvió este artículo? Suscríbete aquí

Suscríbete gratis a nuestra revista.

 

Importante: Recuerda responder el correo de FeedBurner que te va a llegar en unos minutos para activar tu suscripción!

No te quedes fuera:

P.D. Tu suscripción es segura y puedes cancelarla en cualquier momento.